3.- De consumidor a prosumidor. Un pequeño paso para el hombre. Un gran paso para la humanidad

"Siglo XX. Varios millones de años después de las escenas iniciales que tienen lugar en África, el ser humano está colonizando la luna. Los astronautas norteamericanos descubren allí un campo magnético extraño y al excavar para averiguar la causa descubren un monolito negro enterrado bajo la superficie lunar. Asombrados por el descubrimiento, lo ocultan a la opinión pública y aíslan su colonia para mantener el hallazgo en secreto. Cuando la luz solar incide en el monolito por primera vez desde que fue enterrado, la losa negra emite una fortísima señal de radio. La señal se filtra por los receptores que cada astronauta lleva en su casco, creando un chirrido dolorosamente insoportable. El monolito es una alarma. Tiene la función de enviar una señal a sus creadores en el preciso momento en que ha sido desenterrado, como aviso de que los seres humanos han evolucionado lo suficiente como para haber desarrollado el vuelo espacial y las tecnologías necesarias para localizar el monolito y sacarlo a la luz."

Segundo monolito

(Tras varios millones de años, el monolito espera recibir la luz solar para despertar de su letargo y enviar una señal hacia Júpiter.)

El segundo monolito fue encontrado. Este no nos proporciona una nueva herramienta sino un nueva planteamiento en el devenir de la vida. El paso de consumidor a prosumidor propiciado en mi por esta materia se ha visto reflejado, en primera instancia, en la creación de conocimientos, textos y archivos que antes estaban en mi cabeza para compartirlos en la Red Stellae. Un paso enorme para mi, ya que no valoraba en absoluto mi posición, ni la creía importante para nadie, y mucho menos para compartirla en la red con la esperanza de que sirviera a otras personas para sus propios cometidos. Es un paso más en mi evolución, un paso muy importante el cual ha desembocado en un cambio de actitud total ante el conocimiento, la comunidad y la colectividad. Sacar a la luz este monolito, esta pieza que teóricamente lleva enterrada desde un momento el cual no conocemos, potencialmente, como la colectividad que nos proporciona el buen uso de las redes, ha sido un alto en el camino y un nuevo paradigma en mi forma de comprender, entender e interpretar el conocimiento y la cooperación. La relación entre la escena de la película y este punto del desarrollo de mi proceso de aprendizaje está ahí: potencialmente las redes permiten llegar a ese estatus, a ese momento de inteligencia colectiva, colaborando entre todos, creando contenidos entre todos, tomando conciencia de que lo que nosotros sabemos o creemos puede ser válido y útil para los demás, pero hasta que el ser humano tome conciencia, caiga en la cuenta y tome medidas para usarla como tal, estará en un estado aletargado, esperando ser descubierta, esperando ser puesta en funcionamiento. 

 

Toda una vida siendo consumidor