6.- Trama paralela: la rebelión de Hal 9.000

Hal 9000

"HAL 9000, encargado de supervisar la nave Discovery, es un ordenador perfecto. No puede cometer fallos. Fue creado como un cerebro artificial y de hecho se le educó de manera similar a un niño, sólo que de manera mucho más rápida y precisa, porque sus circuitos no pueden equivocarse en un cálculo. Ni los astronautas ni quienes le han diseñado pueden responder realmente a la pregunta ¿tiene HAL sentimientos? Nadie lo sabe. El ordenador ha sido programado para hablar y expresarse como si los tuviera, pero la existencia real de esos sentimientos es algo que no se puede comprobar, aunque sus creadores tienen a pensar que sí los tiene. A Hall se le plantea un dilema en relación con la misión,la incertidumbre de un problema que no sabe cómo resolver. HAL desarrolla una neurosis. Consumido por una lucha interna, empieza a manifestar síntomas neuróticos. Al igual que los humanos pueden por ejemplo desarrollar síntomas de enfermedades que antes no estaban allí, HAL da una falsa alarma diciendo que la antena que comunica a los astronautas con la Tierra se ha estropeado. Su objetivo es interrumpir la conexión con la tierra y poder dirigir el al completo la misión. Pronto, los tripulantes de la nave caerán en la cuenta de que está mintiendo y tratarán de desconectarlo"

 

Esta parte de la trama me hace repensar dos aspectos que he tratado en mi blog. Uno es el de Galileo, Kepler y los SMS y la visión catastrofista de que nos comunicamos poco de algunas personas y entes de nuestra sociedad actual. Me hace plantearme nuevas preguntas también. Podrán las máquinas llegar a pensar? Podrán llegar a pensar como los humanos? Somos realmente algo más que máquinas? Puede que lo fuéramos y el dilema está en que no entendemos el funcionamiento de nuestra máquina. La verdad, muchas preguntas surrealistas y de ciencia ficción surgen en mi. Avanza a un ritmo demasiado acelerado el desarrollo de la ciencia y las máquinas? Deberíamos tratar el asunto con otro tipo de éticas y con precauciones?

Galileo, Kepler y los SMS. ¿Nos comunicamos poco?

 

Por otra parte me hace cuestionarme si yo he sido demasiado catastrofista con el asunto de la televisión. En mi entrada he declarado la guerra a la televisión por contribuír al adormecimiento de las mentes, pero también he reconocido que esta no era una cualidad intrínseca a la propia tecnología sino una consecuencia del uso que se puede hacer con ella. 

 

Sí a la Red. No a la caja tonta

 

 

 

 

Realmente debería haber otro planteamiento para utilizar la televisión, como medio poderoso de masas que es, como un recurso didáctico tal y como plantea Joan Ferrés I Prats en el apartado "Los medios de comunicación como educadores" del libro "Nuevas tecnologías, globalización y migraciones?