3. EL PROFESOR COMO GUÍA

3. EL PROFESOR COMO GUÍA

Última actualización de en Rosa Rodríguez

Los profesores son, para la sociedad, personas que guían el proceso de enseñanza aprendizaje de los alumnos, entendiendo por aprendizaje el cambio que se da, con cierta estabilidad, en una persona a lo largo de su vida, y como aprendizaje, el vehículo que conlleva ese cambio. Esto es muy teórico, y bajo mi punto de vista, un docente que conciba el proceso E-A tal y como se ha expuesto, no será, nunca, un buen profesor.

Dentro del aula, los docentes deben ser más que eso. Deben descubrirles el mundo a sus alumnos. Enseñarles lo que ellos no pueden ver todavía, y bajo mi punto de vista esto es una tarea primordial, a los alumnos no les sirve que su profesor les explique “El teorema de Pitágoras” si no se lo “descubre”. A los profesores debe apasionarles su trabajo y con ello emocionar a sus alumnos para que el proceso de enseñanza aprendizaje se convierta en una aventura.

Existen muchos tipos diferentes de docentes, y debería ser tarea de todos ellos avanzar hacia posturas más innovadoras, en las que aula fuera un espacio de “cambio” (como se decía al principio para llegar a ese aprendizaje). Que la escuela no sea solo una institución en la que se imparten contenidos que luego no se usarán en la vida diaria como son la sintaxis, la aritmética o el análisis de poemas, si no que eso se aprenda con una perspectiva de emoción, y sorpresa por descubrir cosas nuevas. Los alumnos, sobre todo en la E.S.O, hoy por hoy, van a clase porque la enseñanza es obligatoria y posiblemente no aprovechen las clases ni interioricen los contenidos, pero sí hay ciertos profesores, a lo largo de nuestra vida académica que consiguieron que recordáramos lo que nos enseñaron aunque no lo hayamos vuelto a aplicar en nuestra vida, o que conseguían mantener la clase callada y atenta a sus próximas palabras.

Estas diferencias entre profesores vienen dadas por la persona, es decir, por la personalidad. Por la pasión que le ponga al arte de enseñar, aplicando además competencias que debe tanto tener innatas (no cualquiera puede ser profesor) como aprendidas mediante la experiencia en el mundo real, dentro de un aula.

Entradas que he aportado a la Red como:

 Profesores como contrapuntos de la sociedad del conocimiento.

La figura docente en MATILDA.

EXPECTATIVAS CONTINUAS DE AMPLIACION DEL ROL DOCENTE

Definen muy bien todo lo dicho, y, como Amelie hace con el ciego, los profesores deben ser guías para sus alumnos, con emoción, con pasión y dejando huella en ellos.