7. LAS AULAS COMO TEATROS

7. LAS AULAS COMO TEATROS

Última actualización de en Rosa Rodríguez

-¿Por qué quieres hacer teatro?

-Quiero cambiar el mundo, y creo que todavía se puede cambiar.

Creo que comparar las aulas con teatros es muy acertado en primer lugar, porque los profesores tienen mediante la educación ese poder de cambiar el mundo, ya que, como dice Paulo Freire “Los docentes cambian a las personas que van a cambiar el mundo”, y además, me parece muy interesante el hecho de considerar dos situaciones diferentes:

-          Los alumnos como espectadores de la obra teatral: hay maestros que se dedican a dar su lección, que no les importa si los alumnos le entienden, que no se preocupan por las necesidades de cada uno de ellos y que, al acabar la clase, si tiene una “mala crítica” de los “espectadores” tal vez cambien algo, o tal vez no, pero nunca preguntándoles a ellos qué es lo que no están conformes. Esta metodología tradicional, hoy por hoy, con todos los nuevos recursos y los innumerables estudios que se han hecho sobre las mejores formas de enseñar, me parece que está desfasado.

 

-          Los alumnos como actores de su propia obra: esta perspectiva me gusta mucho más, y creo que a todos los que nos estamos formando en ciencias de la educación como a los profesionales de las mismas, debería gustarles más. De hecho los profesores deberían tener en cuenta esta perspectiva más a menudo: en una obra de teatro cada actor es responsable de una cosa, y hay uno que canta mejor, otro que habla más claro, otro que se mueve mejor u otro que baila, al igual que dentro de un aula existen alumnos muy diferentes con puntos fuertes y débiles, por lo que el profesor como director de la obra debe saber que potenciar en cada uno y que reforzar. Los alumnos deben ser participes de su propio proceso de enseñanza aprendizaje y de su formación.

¿Una enseñanza tradicional o innovadora?

Nosotros en clase durante el desarrollo de la asignatura hemos sido participes de nuestra formación en todo momento, elaborando nuestro propio conocimiento, algunas veces más explícitamente:

Nuevas técnicas: Las dos "C"

TECNICA ACUARIO

¿Vocación o formación?