4. Autoevaluación.

Una parte fundamental del  portafolios, es establecer una evaluación personal que tenga en cuenta por una parte lo plasmado en el mismo, y por otra parte todo el proceso de enseñanza-aprendizaje a lo largo de toda la materia, tratándose en este sentido de una evaluación formativa. Considero, que es muy importante, ser sincero a la hora de valorarse  tanto de manera positiva como de manera negativa, ya que nadie mejor que no mismo conoce cuál ha sido su proceso y cuáles son sus cualidades y debilidades.

Para realizar esta autoevaluación, utilizaré la rúbrica que hemos establecido a inicios del curso, llegando a un acuerdo con nuestra profesora, ya que me parece que en esta rúbrica se recogen elementos esenciales a la hora de trabajar con una plataforma como el Stellae, así como también, combinando un proceso de enseñanza común y presencial mediante clases presenciales con un proceso innovador y autónomo.

Esta rúbrica establece seis ítems con una escala de valor del  1 a 5 siendo este último el valor más positivo. A continuación muestro mi auto-rúbrica:

  • Nivel de análisis del proceso de aprendizaje: 5
  • Continuidad en su desarrollo: 5
  • Análisis de las evidencias que se presentan: 4
  • La red como espacio de colaboración: 5
  • Variedad y diversidad de los elementos documentales presentados y su coherencia con la propuesta:  4
  • Estructura del portafolio. Existencia de un hilo conductor que le de coherencia: 5

Trataré de justificar de manera cualitativa las cifras expuestas anteriormente. En relación al primer y segundo ítem a analizar, cabe destacar que el proceso de aprendizaje lo he ido analizando día a día mediante las reflexiones en la red sobre lo aprendido en el aula y sobre lo aportado de forma reflexiva tanto en el aula como en la red; además cada vez que me parecía oportuno mostrar alguna evidencia en la red lo he realizado construyendo un carácter procesual . En relación al tercer ítem, es importante destacar que a veces realizar un análisis exhaustivo de lo que se presenta en la red es complicado, ya que la formación y el desarrollo profesional del profesorado, generalmente se trata de una temática nueva y desconocida para nosotros y por lo tanto en ocasiones se nos quedaron en el tintero aspectos que deberían llamar nuestra atención. En cuanto a lo relacionado a la red como espacio de colaboración, creo que en ese sentido he ido un poco más allá ya que en un principio no aportaba opiniones o información complementaria a mis compañeros en sus archivos  o en sus blogs, y finalmente conseguí convertir este proceso de aprendizaje en un sistema de colaboración mediante aportaciones a sus evidencias. La variedad de elementos documentales y su coherencia he tratado de mejorarla subiendo más variedad de documentos y modificando algunas de mis entradas incluyendo archivos o vídeos explicativos, a pesar de ello, es cierto que en un principio me centré más en escribir entradas en referencia a artículos de diferentes temáticas. Finalmente , la estructura e hilo conductor de mi portafolios me parece original y creo que le he ido dando sentido mediante lo explicado en las páginas, a pesar de que me resultó complicado realizar una estructura que tuviese un hilo conductor , en este caso el mar, creo que es un objetivo que he conseguido ya que para mí tiene un sentido lógico.

En definitiva, considero que poco a poco y paso a paso fuimos construyendo entre todos un conocimiento adecuado en relación a la formación y el desarrollo profesional del profesorado, que va más allá de un conocimiento puramente teórico llegando también a ser un conocimiento experiencial y cercano. Además, creo que en esta segunda oportunidad de trabajar con el Stellae, personalmente, he avanzado muchísimo, ya que me ha permitido habituarme a una forma de construir un conocimiento autónomo, colaborativo y de carácter innovador y esta plataforma ha sido la facilitadora de plasmarlo de la mejor manera posible en mi e-portafolios construyendo mi perfil de Pedagoga 2.0.