2. Introducción

Introducción

Con la realización de este portafolios: “El camino hacia la formación”,  me gustaría exponer una síntesis de aquellas entradas que en mi opinión, han sido y son las que más pueden representar el contenido que se va a desarrollar con la realización de este trabajo.

En relación con la portada me gustaría mencionar que el hilo conductor de este portafolios está vinculado con la imagen que en ella presento: “A veces se gana, a veces se pierde, pero siempre se aprende”, pues considero que esta cita, está altamente ligada con la formación continua y permanente que todos y cada uno de nosotros debemos potenciar y desarrollar en nuestra persona.

Por otro lado, el nombre del portafolios viene dado por la importancia de todos los procesos formativos que nos acompañan a la hora de construir nuestra identidad como pedagogos/as. Con esto quiero destacar que la presente asignatura, ha sido un elemento más para poder construir y adquirir competencias y habilidades que nos permitan reflexionar sobre el desarrollo y la formación de los docentes. “El camino hacia la formación”, indica no sólo que sean estos los que tengan que llevar a cabo una formación continua y permanente, si no que también nosotros, los pedagogos, debemos potenciar el desarrollo de una formación a lo largo de la vida que nos permita instruir, aconsejar, ayudar, formar y crear a personas, ya sean niños, jóvenes y adultos, que quieran renovarse, reciclarse o formarse, adaptándose a las características y necesidades del entorno en el que se encuentran.

Las entradas que expondré en mi portafolios tendrán que ver con la formación del profesorado, la innovación en el aula, el trabajo colaborativo de los docentes o de los procesos de autoformación y de formación a distancia, pues son aspectos elementales a tener en cuenta cuando se trata de formación y de innovación educativa, pues de todos es sabido, que los procesos de enseñanza-aprendizaje no sólo demuestran su eficacia cuando el alumnado integra en su persona ciertos contenidos teóricos o morales, si no que también en estos procesos, todas las herramientas, metodologías, principios, hábitos, competencias o actitudes que se desarrollan, toman importancia y deben ser valoradas y justificadas de tal manera, que se demuestren cómo útiles y válidas para la adquisición de contenidos, competencias o actitudes de los educandos.

Se trata pues de potenciar una actitud crítica hacia todos los procesos que se desarrollan en la educación y hacia todos los elementos que se integran en los mismos, pues será gracias a esta última, cuando se consigan sujetos autónomos, críticos, participativos e interesados en crear experiencias innovadoras y educativas, que cobren importancia en la vida de los demás.