6. La autoformación

La autoformación está directamente vinculada con la formación continua de las personas, en este caso de los docentes. Se trata de que estos sean capaces de prepararse para lograr un estilo de pensamientos y sentimientos propios, llevando a cabo un aprendizaje autónomo en el que tendrán que adquirir unos conocimientos y habilidades que posteriormente, les permitan desarrollar una tarea profesional.

Establecía que está íntimamente vinculada con la formación continua del profesorado, puesto que considero que la necesidad de concienciar a los docentes de la importancia que tiene la autoformación a la hora de ejercer su profesión, es esencial para innovar en su ámbito y crear experiencias propias y para sus educandos, enriquecedoras y llenas de contenidos válidos para hacer frente a sus realidades.

La autoformación juega un papel de gran importancia en todos los procesos de enseñanza- aprendizaje, ya que les permiten por un lado ser autodidáctas, y por otro, les permite enriquecer sus conocimientos, siempre que se entienda como una oportunidad de formarse y no como un obstáculo para su preparación profesional.

La motivación y la estimulación tienen que presentarse de forma íntegra en este tipo de formación, para despertar en ellos aspectos que no tenían pensado potenciar y que gracias a ella, los han sacado a la luz en su profesión.

Autoformarse existencialmente, socialmente, cognitivamente y educativamente para crear procesos internos en los docentes de identificación, aprendiendo a ser y participando en ella, para así, desarrollar caminos autónomas en otras personas y crear prácticas pedagógicas facilitadoras  en los procesos de enseñanza-aprendizaje.