4. El laberinto.

4. El laberinto.

Última actualización de en Belén Quintana Río

Como he expuesto en gran cantidad de entradas ( Men, women & child ; Vasallos o señores o Los smartphone están cambiando la interacción de el cerebro con el pulgar) la sociedad actual muestra una gran sumisión por el mundo de las nuevas tecnologías. Hablando en primera persona, tal y como expresaba en mi Carta a la tecnología, he llegado a un punto en el que "mi vida no tendría sentido sin un aparato electrónico entre mis manos y una fuente de Internet a la que conectarlo". Pero  a la vez, volviendo  referenciar esta entrada, sabía que mi mayor miedo era que nunca podría llegar a tener un perfecto dominio y control sobre ella, ya que evoluciona a tal velocidad que es imposible actualizarse a su par.

"Ahí afuera está el laberinto. Todo lo que hacemos, nuestra vida, verducho, gira en torno a él". Newt afirmaba que todos los Clarienses tenían una gran dependencia hacia la figura del Laberinto, basando sus vidas en intentar comprenderlo y encontrar una salida. Pero su mayor miedo era el desconocimiento de este, ya que se caracterizaba por ser cambiante y mutar, creando nuevos caminos cada noche.

Creo que es una buena idea relacionar la tecnología y el laberinto, haciendo una metáfora entre ambos.  Considero que mi laberinto en esta materia ha sido la tecnología. Asique, si Thomas no tuvo miedo de adentrarse en él, por qué habría de tenerlo yo?