2. LA ESPERA EN LA ESTACIÓN

Mientras esperaba la llegada del tren por mi cabeza pasaban diferentes sensaciones, reflejadas en esta entrada. Por una parte sentía que  no me gustaba ni el destino ni el método de transporte. Aunque esta impresión fue cambiando a medida que iba avanzando en el viaje, las sensaciones en un principio eran varias. Por una parte de desconcierto, ya que no sabía muy bien lo que me iba a encontrar ni si eso me iba a gustar. Por otra, era temerosa pero  optimista con respecto al método, ya que aunque no me rea familiar creía que era el mejor trasporte para lograr conocimientos significativos.

El destino que tenía en mente, en este momento, reflejado también en la entrada citada anteriormente, suponía un cambio de actitud con respecto a las TIC y un mejor uso de las mismas.  Estos objetivos que al principio parecían muy ambiciosos, se fueron logrando conforme iban avanzando el proceso, pero también modificándose en cierta medida al ir descubriendo cosas nuevas.

Como reflejaré más adelante, al llegar a mi destino, me di cuenta de que era solo una parada más del camino, del cual aún me queda mucho por recorrer. Las vías de este tren son infinitas y en continua modificación.