2. Primera etapa: evolución

2. Primera etapa: evolución

Última actualización de en Paula Rivas Táboas

Para hablar de tecnología, y a continuación de tecnología educativa tenemos que hablar de evolución. Una evolución que cada vez ocurre más rápido debido a las cada vez más usadas tecnologías, ya que están continuamente sacando al mercado nuevos productos que nos llaman la atención y que nos hacen la vida más fácil.

La primera etapa fue difícil, nos enfrentábamos a un mundo nuevo, el cual pensábamos que conocíamos pero que en la práctica no fue así. Como en todos los aspectos, los comienzos nunca son fáciles, pero con continuidad y esfuerzo seguiremos el camino. El camino empezó en el momento en que formamos parte de esta materia llamada tecnología educativa y la marcha prosiguió en el Stellae.

Conocí el término nativos digitales en un blog de una compañera en el Stellae y fue uno de los conceptos que me llamó mucho la atención, ya que en nuestra generación acostumbran a pensar que somos nativos digitales pero no es así. Y eso se puede ver en personas como yo, a las cuales nos cuesta “llevarnos bien” con las nuevas tecnologías. La generación de ahora sí que son nativos digitales ya que tan pronto nacen, los padres ya le están sacando fotos con su dispositivo móvil, compartiéndolas en redes sociales como Facebook, Instagram o por Whatsapp. En sus primeros meses de vida no pintan garabatos en un papel, sino que utilizan su dedo índice para manejar alguna táblet o teléfono móvil. Son por lo tanto nativos digitales, ya que desde la cuna los rodean las tecnologías.

En mi primera entrada de la carta a la tecnología, ya muestro mi situación con respecto a las nuevas tecnologías. Y está relacionada con lo que acabo de comentar de que nunca estuve muy enterada de las nuevas tecnologías y siempre fui de las que iba un paso por detrás con respecto a mis compañeros. Mi marcha por el Stellae también supuso una evolución ya que me costó involucrarme en ella, participar y ser partícipe de la red. Pero a medida que fue pasando el tiempo fui con ello evolucionando y cambiando el chip. El stellae requiere constancia y eso es fundamental para llevarlo al día, enterarte de las publicaciones de tus compañeros, participar en los debates, y que los demás también se enriquezcan con lo que tú aportas.