Actualidad vs pasado: introducción

Actualidad vs pasado: introducción

Última actualización de en Álex Padín García

Día 1: acabo de llegar a la facultad. No conozco a mucha gente, ni nada sobre la materia, no sé cómo voy a afrontar el curso o si voy a repetir. ¿Tecnología? La única tecnología que conozco es la del móvil y ordenador.  Whatsapp y Facebook, poco más.

Día 4: después de la primera clase, las expectativas de aprender sobre la tecnología son altas, aún así no creo que cambie mi forma de ser y de hacer las cosas.

Día 12: parece ser que hay muchos buscadores en internet, muchas formas de acceder a la información de forma más precisa  e incluso aplicaciones y programas para “filtrar” la información que no nos interese. Una ganga, vamos. Pero aún así estos programas los usaré poco teniendo en cuenta que los trabajos los suelo hacer con otro tipo de técnicas.

Día 21: llevamos casi un mes de clase, y después de asignar el primer trabajo (Burbules), he visto como la mayor parte de la gente no comenta en la red social y de investigación, en la que tenemos que trabajar constantemente. Parece ser que sólo una pequeña parte de la clase participa activamente. Quizás sea por pereza o por falta de tiempo.

Día 28: ha pasado una semana desde que no comento nada en el Stellae, empiezo a sentirme mal conmigo mismo, pero aún así no consigo sacar la motivación necesaria como para ponerme las pilas y trabajar en condiciones.

Día 35: tras haber recibido la evaluación, es hora de cambiar. De nada sirve lamentarse si ni siquiera lo intento. Me pondré a comentar las veces que pueda, y siempre que pueda. No digo que no flaquee por el camino, pero por lo menos lo intentaré.

Día 42: el esfuerzo comienza a ser productivo. He recibido un par de felicitaciones por parte de mis compañeros y amigos. Era justo lo que necesitaba para reafirmar la idea de seguir trabajando activamente.

Día 49: probablemente el día más interesante por el hecho de poder crear y modificar información en la página de Galipedia. Tras tantos años usando Wikipedia, hoy me he sentido parte de la propia página, pudiendo aportar a los usuarios una información de calidad. Falló lo de referenciar la información. Pero el hecho de errar en el proceso quiere decir que estás aprendiendo y que, sobre todo, estás por el buen camino.

Día 56: llevamos casi dos meses de clase, y no sólo me he vuelto muy activo en el Stellae sino que además empleo el Symbaloo, una herramienta que me permite seleccionar todas aquellas páginas o espacios web que son de mi interés y organizarlos para tenerlos a disposición de un clic. La verdad es muy útil y me encanta su diseño.

Día 70: ya ha pasado mucho tiempo desde la evaluación. Pienso que si sigo así podría superar la materia adecuadamente. Quizás deba mejorar un poco la calidad de mis redacciones en el Stellae, pero no doy abasto entre esta materia y las demás. La buena noticia es que mucha gente está en mi situación, lo que me anima a seguir adelante.

Día 77: pues parece ser que empleo la tecnología más de lo que pensaba. Después de las diferentes clases sobre Transmedia y la infoxicación, he reflexionado sobre mis pautas de vida y me he dado cuenta de que siempre que veo la Fórmula 1 al mismo tiempo estoy siguiendo las Escuderías oficiales por Twitter, a la vez que lo comparto en Facebook. La infoxicación, por otro lado, la he visto a la hora de redactar un trabajo y partir de información que carece de veracidad.

Día del e-portafolio: pues bien, es hora de aportar todo lo que he aprendido, experimentado y aportado durante estos meses intensos. Destaco la importancia que ha tenido el trabajo en equipo tanto para la realización de la ampliación de Galipedia como la elaboración del vídeo. Empezamos.