La Sociedad de la Información (SI).

Durante mis entradas he hablado de la sociedad de la información y/o el conocimiento pero no he profundizado en lo que significa esta nueva realidad. ¿Qué supone esta nueva sociedad?

Vivimos en un mundo pletórico de datos, frases e íconos. La percepción que los seres humanos tenemos de nosotros mismos ha cambiado, en vista de que se ha modificado la apreciación que tenemos de nuestro entorno. Nuestra circunstancia no es más la del barrio o la ciudad en donde vivimos, ni siquiera la del país en donde radicamos. Nuestros horizontes son, al menos en apariencia, de carácter planetario (Trejo, 2001)[1].

Es obvio, como se recoge en la anterior cita, que la sociedad ha cambiado pero también parece que nos somos muy conscientes de hasta que punto o que implicaciones conlleva esta transformación o evolución. Por ello voy a delimitar u ofrecer una visión general de cómo se define la sociedad de la información.

El mismo Trejo le atribuye diez rasgos a la SI, vamos a revisarlos por encima:

  1. Exuberancia, nos vemos rodeados de tal cantidad de datos e información que sin duda la palabra exuberancia no se queda corta para describir la SI, nos vemos envueltos por este hecho y, a su vez, este forma, en si mismo, una realidad cotidiana.
  2. Omnipresencia, los nuevos instrumentos de información o sus contenidos han pasado a formar parte de nuestra vida, tanto pública como privada. Los medios de comunicación son el espacio de interacción social por excelencia de nuestro siglo y esto conlleva una facilitación a la hora de compartir información, ideas pero también un yugo al mando de los medios de difusión abierta.
  3. Irradiación, no existen límites o barreras en la sociedad de la comunicación. Podemos comunicarnos con cualquier punto del globo e incluso con personas a las que podemos no conocer y nunca llegar a hacerlo.
  4. Velocidad, la comunicación se ha vuelto instantánea, ya no hay esperas, ni si quiera de segundos. Estamos a un click de que nuestro mensaje sea recibido.
  5. Multilateralidad / Centralidad, podemos recibir información de cualquier lugar pero lo más frecuente es que ese flujo de información se produzca, en su mayor parte, en una sola dirección. Existen puntos focales o importantes puntos de emisión de información, televisión, radio, cine... Este contenido se sigue elaborando en las metrópolis culturales y de igual manera sucede en internet.
  6. Interactividad / Unilateralidad, rompiendo los esquemas de la comunicación convencional, en la actualidad, los nuevos instrumentos para propagar información permiten que también sus usuarios sean productores de información y no solo consumidores. El problema es que aunque exista esta posibilidad de crear, la sociedad todavía es, en general, consumidora pasiva y no productora.
  7. Desigualdad, la SI presenta tantas posibilidades en tantos ámbitos, entre ellos el educativo, que nos estamos haciendo a la idea de que es la solución a muchas de las carencias o problemáticas de la humanidad en general. Más no podemos olvidar que, por si solas, las redes o instrumentos de propagación de información, no solucionan esta problemática y en la actualidad han acabado por reproducir muchas desigualdades que ya padecíamos. Mientras los países industrializados siguen aumentando sus porcentajes de accesos o conexiones con la información, los países más empobrecidos cada vez se encuentras más alejados de esta nueva realidad.
  8. Heterogeneidad, nuestras opiniones, inquietudes y actitudes se reflejan en estas nuevas redes, en Internet, más también lo hacen la creatividad, la inteligencia, el arte… y por supuesto también se reflejan nuestros prejuicios, abusos y crímenes. Nuestra heterogeneidad se ve reflejada.
  9. Desorientación, el acceso a toda esta cantidad de información y el bombardeo que recibimos por parte de los grandes productores de la misma, se ha convertido en un problema en la SI. Estamos abrumados por tal cantidad de mensajes y a pesar de que esto pueda entenderse como riqueza cultural, en realidad está causando sopor en la sociedad. Nos está haciendo insensibles y poco analíticos con la información que recibimos.
  10. Ciudadanía pasiva, la abrumadora cantidad de mensajes nos está haciendo poco críticos como se dijo anteriormente. La prevalencia de los mensajes de carácter comercial por encima de proyectos en busca de un desarrollo de la cultural a través de la SI, pone en duda cual es el verdadero objetivo que se persigue con el desarrollo tecnológico pero ¿Qué hacemos los ciudadanos para concienciarnos de ello y actuar en consecuencia?

Acotado el concepto de la sociedad de la información, no puedo seguir este recorrido sin referenciar a la Cumbre Mundial sobre la Sociedad de la Información. Desarrollada en dos fases: un primera en Ginebra en el año 2003 y con el objetivo de redactar una declaración de voluntad política y plantear medidas concretas para fundamentar científicamente la SI; y por otro lado, una segunda parte en la que se redactó un compromiso de los países participantes para con la SI. Más genéricamente esta cumbre tiene como objetivo eliminar la brecha digital, de la que hablo en una de mis entradas, y preparar planes de acción y políticas para reducir las posibles desigualdades que surjan a raíz de la SI.

Aquí os dejo dos documentos extraídos de la web de la CMSI, la declaración de principios, elaborada en Ginebra, y el compromiso redactado en Túnez, para que les echéis un ojo.

Declaración de Principios Cumbre Mundial SI Ginebra 2003 Declaración de Principios Cumbre Mundial SI Ginebra 2003  

Compromiso Túnez Cumbre Mundial SI 2005  Compromiso Túnez Cumbre Mundial SI 2005

 

Son muy interesantes y plantea unos objetivos y pretensiones que te hacen replantearte si realmente la realidad se corresponde con la teoría. Desde mi punto de vista, en absoluto aunque son algunos los avances en las direcciones que se proponen, estos acuerdos institucionales se encuentran muy lejos de alcanzar sus metas. Extraigo los dos primeros apartados de la declaración de principios para ejemplificar lo que digo:

  1. Nosotros, los representantes de los pueblos del mundo, reunidos en Ginebra del 10 al 12 de diciembre de 2003 con motivo de la primera fase de la Cumbre Mundial sobre la Sociedad de la Información, declaramos nuestro deseo y compromiso comunes de construir una Sociedad de la Información centrada en la persona, integradora y orientada al desarrollo, en que todos puedan crear, consultar, utilizar y compartir la información y el conocimiento, para que las personas, las comunidades y los pueblos puedan emplear plenamente sus posibilidades en la promoción de su desarrollo sostenible y en la mejora de su calidad de vida, sobre la base de los propósitos y principios de la Carta de las Naciones Unidas y respetando plenamente y defendiendo la Declaración Universal de Derechos Humanos.
  2. Nuestro desafío es encauzar el potencial de la tecnología de la información y la comunicación para promover los objetivos de desarrollo de la Declaración del Milenio, a saber, erradicar la pobreza extrema y el hambre, instaurar la enseñanza primaria universal, promover la igualdad de género y la autonomía de la mujer, reducir la mortalidad infantil, mejorar la salud materna, combatir el VIH/SIDA, el paludismo y otras enfermedades, garantizar la sostenibilidad del medio ambiente y fomentar asociaciones mundiales para el desarrollo que permitan forjar un mundo más pacífico, justo y próspero. Reiteramos asimismo nuestro compromiso con la consecución del desarrollo sostenible y los objetivos de desarrollo acordados, que se señalan en la Declaración y el Plan de Aplicación de Johannesburgo y en el Consenso de Monterrey, y otros resultados de las Cumbres pertinentes de las Naciones Unidas.

 

¿Esta crítica, ejemplificada de esta manera, puede ser considerada demagógica? Total y absolutamente, simplemente yo me hago una serie de preguntas, ¿Los países que han participado en esta cumbre mundial, están realmente interesados en alcanzar estos objetivos? O mejor planteado, ¿Es realmente una prioridad para los países desarrollados, alcanzar estos objetivos? Y sobre todo ¿Es realmente posible hacerlo? ¿o estamos hablando de un espejismo utópico, que libera de carga nuestras conciencias “primermundistas”?

He ahí la reflexión que cada uno tendrá que hacer interiormente, tras haber consultado las fuentes de información adecuadas, algunas de ellas aportadas aquí, siguiendo mi juicio.

 

     

 

También me gustaría dejar reflejados, de manera resumida, los requisitos que propone la CMSI para una Sociedad de la información equitativa, para profundizar más en ellos consultad la declaración de principios que adjunto anteriormente:

  • Una infraestructura bien desarrollada.
  • Confianza y seguridad en el empleo de las TIC.
  • Adecuado fomento de la creación de capacidades.
  • Respeto de los derechos humanos y las libertades fundamentales reconocidas internacionalmente.
  • Diversidad cultural y lingüística.
  • Cooperación internacional y respeto del derecho internacional.
  • Entorno propicio.
  • Asociación entre todos los interesados.
  • Protección de los grupos vulnerables.
  • Integración de una perspectiva de género.
  • Medidas destinada a apoyar a las empresas pequeñas y medianas.

Finalmente, dejo recogidas en este apartado dos de mis entradas, como extensión y tratamiento más a fondo de algunas de las consecuencias de la Sociedad de la información, la brecha digital, desde una perspectiva más genérica y la reflexión sobre la tecnología en el ámbito educativo, desde una perspectiva más pedagógica.

                          La Brecha Digital                       Reflexión sobre la tecnología en el ámbito educativo