Carta de despedida: mis conclusiones

 Querida Tecnología,

 

Parece que hemos llegado al final de nuestro paseo y nos toca despedirnos. Creo que después de estos meses que hemos compartido he podido aprender mucho más sobre ti, más incluso de lo que me esperaba. Lo cual no hace más que llenarme de orgullo y satisfacción. Creo que he hecho un buen trabajo contigo, me siento realizado con respecto a ti, a pesar de las dificultades que me has causado en el pasado, no puedo negar que el producto final de esta experiencia ha sido un tándem entre ambos y sin tu apoyo no hubiese podido llevar a cabo esta tarea. Creo que a lo largo de mis publicaciones en la red he comprendido muchos más de los beneficios que nos puedes aportar, más como refleja todo mi trabajo a lo largo de estos meses, he sido total y absolutamente crítico contigo pero ¿Qué clase de reflexión sería esta si no hubiese sido así? Esto no quiere decir que no haya aprendido contigo, si no justo todo lo contrario, creo que no hubiese aprovechado mejor nuestra segunda oportunidad si no hubiese tomado esta postura con respecto a ti. Creo que lo nuestro si que es posible, creo que aún hay esperanzas para nuestra relación porque he disfrutado ti, en contra de todas mis expectativas. Supongo que a veces solo hace falta tomar distancia en la situación y buscar la manera de abordar la problemática y beneficiarte de ella.

También he profundizado en como estás cambiando toda la realidad que nos rodea y en ese sentido creo que las conclusiones que saque en mi carta de bienvenida, no han cambiado demasiado. Tú eres un producto de la humanidad y como tal eres un espejo de nuestras virtudes pero también de nuestros defectos. Somos nosotros los que te malogramos, en base a intereses superiores que poco tienen ver con el correcto desarrollo de nuestra sociedad, de nuestra realidad y nuestro día a día. Aunque existen personas que si tratan de utilizarte con un noble motivo, estas no encuentran más que problemas para desarrollar su tarea.

                                               

Sin duda he sacado una conclusión que me parece de vital importancia dejar reflejada. La alfabetización digital debería retomarse en las escuelas, desde los primeros niveles. Es la única forma que tenemos de defendernos y protegernos de fenómenos como la Infoxicación. Debemos apostar por una educación que nos prepare para gestionar correctamente nuestra interacción con las nuevas tecnologías, pues van a formar parte de nuestro día a día y nada podemos hacer por cambiarlo, con lo que debemos aprender a usarlas en nuestro beneficio y para nuestros propios fines. No podemos dejarnos engañar o manipular, debemos ser críticos con la tecnología y sus posibles usos para así poder alcanzar una relación responsable y pertinente con ella.

También creo que deberíamos hacer un llamamiento a la responsabilidad social e institucional para que entre todos sentemos las vías hacia la prevención, educación y actuación sobre los cambios y problemáticas que se están generando alrededor de la presencia de las nuevas tecnología en nuestras vidas. Han irrumpido en nuestra cotidianeidad y está en manos de la colectividad evitar que su disruptividad nos domine. Aunque a nivel cinematográfico, estrictamente hablando, la película Hombres, Mujeres & Niños no me parece de gran calidad, si que es cierto que puede reflejar bien algunas de las necesidades y consecuencias que están generando las TIC, me resulto muy interesante y fue una buena invitación a la reflexión sobre la problemática.

           

Bueno supongo que esto no es un adiós, más bien un hasta luego. No me queda más que decir simplemente que el conocimiento nos hace libres, la educación nos abren las puertas de la tierra prometida, una tierra donde desde el saber y la reflexión no existen los horizontes, si nos lo proponemos. Luchemos contra quienes nos quieren hacer callar y contra quienes no quieren hacer ignorantes y abracemos un futuro en el que realmente todos estemos conectados por ese conocimiento.

Hasta siempre.

Siempre reflexivo, Carlos.