5. Renace de sus cenizas

5. Renace de sus cenizas

Última actualización de en Antía Prado

Como yo, Gustáve Eiffel no salía de aquel pozo sin fondo. Pero aquello no podía morir así, su torre, su proyecto; en el fondo siempre supo que podía hacer grandes cosas con ella, así que se sacudió el polvo y empezó a promover todo tipo de actividades que le dieran de nuevo algo de vida:

  • observaciones meteorológicas y astronómicas
  • experimentos científicos (el péndulo de Focault, el manómetro de mercurio, estudios de fisiología…)
  • faro para el alumbrado eléctrico
  • radio militar y lugar estratégico para la observación durante los conflictos bélicos
  • telegrafía sin hilos (TSH), consiguiendo incluso interceptar algunos mensajes de las estrategias enemigas durante la Primera Guerra Mundial
  • transmisión de señales horarias, haciendo posible la creación de una organización internacional de la hora, que unificó la medición del tiempo en todo el planeta y procedió a la determinación exacta de las longitudes
  • primeras pruebas de televisión de la mano de Edouard Berlin, con un resultado bastante borroso e impreciso pero prometedor

 

Después de mi fracaso, y con las posibilidades que podía tener mi Torre Stellae, me decidí a llenarla de nuevos conocimientos y a aprender de ellos. Más que polvo, mi torre tenía hasta telarañas del tiempo que la había tenido cerrada, pero estaba decidida a explotarla al máximo. Al principio estaba algo perdida, tampoco os voy a mentir; trabajaba contenidos variados, algunos relacionados entre sí, pero la mayoría con la Educación y las TIC como único hilo conductor. Más de una vez tuve miedo de estar haciéndolo mal, o no lo suficientemente bien. Quería que mi torre tuviese forma, y no simplemente plantar una montaña de hierro en mitad de la nada. Grandes aportaciones las torres de mis compañeros, me ayudaron a enderezar la mía. Destacaría las siguientes entradas:

Definiendo nuevas "modas": mis primeros pasitos fueron en los riesgos que tienen las nuevas tecnologías en cuanto al tema del acoso “anónimo”. Decir que quedé traumatizada es quedarse corto, ¡cuantísimas palabras! Sexting, Scarlettjohanssoning, revenge porn… Auténticas vergüenzas, si me lo permitís. Realmente son de actualidad pero que casi nadie conoce, y ahí fue donde empecé a darme cuenta de la enorme labor que tenemos como pedagogos, concienciando de sus peligros y fomentando un buen uso de las tecnologías para evitar llegar a estos límites

Una imagen vale más que mil palabras: “Las imágenes no sólo nos cuentan cosas o nos provocan sensaciones, sino que también colaboran a la hora de construir nuestra visión peculiar del mundo. Y de pensar-nos. Y de pensar sobre los demás. Y de juzgar. Y de disfrutar… y de sufrir”. Continúa nuestra labor de pedagogos en paralelo a las TIC. En este caso, se trata de educar la mirada, desarrollando en los educandos habilidades para no dejarse engañar por la sofocante cantidad de imágenes que nos bombardea diariamente, para saber ver más allá de la fotografía y del anuncio. Formar personas críticas, de pensamiento libre.

¡La clase está del revés! [primera parte] [segunda parte] [tercera parte]: como futuros educadores, debemos adaptarnos a las necesidades de la sociedad que pretendemos formar. Nosotros trabajaremos en las aulas del Paradigma Tecnológico, en consonancia con las cada vez más extendidas TICs. Aplicar las nuevas tecnologías en la clase no debe limitarse a utilizar power points en lugar de la pizarra de tiza de toda la vida; implica investigar nuevas formas de acercar los conocimientos a los alumnos, de construir conocimientos y de encontrar la motivación para el aprendizaje. El Flipped Learning, todo un descubrimiento, es una de esas nuevas metodologías de las que venimos hablando, y nace gracias, nada más y nada menos, que a las nuevas tecnologías y a su ruptura de las coordenadas espacio-temporales.

Fuentes de consulta y herramientas para conformar mi PLE: Orientación Andújar, Educaweb (*), Redinet o Tagxedo han sido algunos de mis descubrimientos

Tampoco quedan atrás las demás torres, de las que he podido afianzar contenidos que habíamos trabajado en clase, e incluso aprender de nuevos hallazgos: las importancia de las alfabetizaciones múltiples, complementando la alfabetización tradicional de lecto-escritura con otras más orientadas al mundo digital y mediático; las licencias de Creative Commons, que son los derechos que regulan la forma en que las personas comparten sus creaciones (imágenes, vídeos, canciones…); o las narrativas transmedia, que son relatos donde las historia se desarrolla a través de diferentes medios y plataformas de comunicación gracias la participación activa de sus consumidores. Sin duda, uno de los puntos fuertes de las Torres Stellae: la interacción y la comunicación, convirtiéndose en una especie de fuente de creación del conocimiento gracias a las aportaciones y debates entre sus usuarios.