5. CONCLUSIÓN.

5. CONCLUSIÓN.

Última actualización de en Borja

Vivimos en una sociedad, en mi opinión, bastante individualista. La mayoría de los ciudadanos no actúan en comunidad, no actúan en sociedad, por lo que la idea de sociedad del conocimiento sería complicada si la ideología no cambia. Debemos proponer un modelo que fomente la colaboración mutua, la particiapación social, la asunción de roles. Con el desarrollo de diferentes experiencias, vamos adquiriendo competencias a medida que pasa el tiempo, pero nunca las perdemos. Por lo que no debemos asustarnos y permanecer con una personalidad cerrada. Cuanto más abierta sea la sociedad, cuantos más medios existan para usar y comunicarse, más posibilidades tendremos de demostrar nuestra adquisición de competencias y de afrontar nuevas realidades.

También sería recomendable reducir la brecha digital que existe a día de hoy en la geografía mundial. Actualmente, existe un mundo virtual en el que poder desarrollar varias competencias, comunicación, información, búsqueda de puestos de trabajo, realizar compras, etc. Pero no todo el mundo dispone de esa posibilidad como nosotros.

Centrado ya en la educación, la tecnología ayuda bastante, pero hay que destacar dos cosas por encima de ella en el proceso educativo: la autonomía del alumnado y la formación del docente. Ls tecnología nos permite complementar información ya conocida, nos permite aprender también mediante modelo e-learning, realizar actividades virtuales, etc. Los medios técnicos disponibles son muy variados. Por tanto, sería conveniente aprovecharlos en la mayor medida varios los procesos de aprendizaje y no siguiendo el sistema tradicional, innovando, proponiendo un modelo innovador que fomente la motivación del alumnado y su autonomía, su grado de participación.

Y, por último, quiero destacar el proceso de curación de contenidos. No toda información es fiable. Para no caer en el trapo, debemos buscar bastante tiempo, sin prisa, visitando fuentes variadas (vídeos, enciclopedias, blogs de opinióm, periódicos, etc.), seleccionando aquella información adecuada, acorde a los objetivos marcados previamente. No podemos caer en al trampa de sobrecarga informativa (infoxicación). Para ello, hay que buscar, encontrar, filtrar y seleccionar los contenidos.