Dani Pregal

Estudiante de toda ciencia y de ninguna en concreto

Navegación

4.6 La evaluación procesual y formativa como herramienta del asesor

Dada la evaluación en la que estamos inmersos en la asignatura me ha parecido pertinente introducir en el blog de asesoramiento información sobre la evaluación formativa.

Como ya hemos formulado en multitud de ocasiones, la evaluación en sí misma es una valoración en el que se obtiene información relevante sobre un ente, acto o una situación para formarse un juicio razonado que posibilite una toma de decisiones al respecto.

Como mucha de nuestra actividad tiene lugar en una modalidad a distancia, la evaluación constituye un proceso fundamental que garantiza la calidad de los aprendizajes, la idoneidad del sistema y una certificación legítima frente a la modalidad presencial. 

 

En base la obra del catedrático Morales Vallejo , la evaluación es entonces "entendida como un proceso permanente de información y reflexión sobre el proceso de producción de los aprendizajes y requiere, para su ejecución, de la realización de los siguientes procesos:

  • Recogida y selección de información sobre los aprendizajes de los alumnos, a través de la interacción con ellos, la aplicación de instrumentos, las situaciones de evaluación, etc.
  • Interpretación y valoración de los aprendizajes en términos del grado de desarrollo de los criterios de evaluación establecidos en cada área. La valoración debe darse en términos cualitativos.
  • Toma de decisiones, que involucra el establecimiento de un plan de acción que permita el alumno conocer, reforzar y estimular los aprendizajes que debe desarrollar con la ayuda del tutor, para planificar nuevas estrategias de enseñanza aprendizaje, según las conclusiones a las que se llegue en la evaluación."

 

Algunas conclusiones que podemos entender como fruto del proceso de evaluación formativa es que permitie a los estudiantes reorientar sus metas personales y expectativas de logro, mejorar sus estrategias de estudio, siendo cada vez más consciente e intencional su participación en su propio aprendizaje. Por otro lado los tutores tienen la oportunidad de valorar su actuación e introducir los cambios y ajustes necesarios para mejorar su práctica docente y poder alcanzar las metas prefijadas.

Considero que el E-learning ha sido un gran avance en lo que a la enseñanza-aprendizaje y sus procesos se refiere, muchos son los tipos de evaluación que se realizan online pero como psicopedagogos en el rol de asesor nuestro papel en una situación de demanda de un tipo de evaluación en actividades de e-learning sería recomendar la evaluación formativa pues cumple mejor los criterios que un trabajo académico llevado a cabo no presencialmente debe contemplar en su evaluación y permite un feedback de mejora.

Como añadido quiero destacar que también añadiría en mis directrices profesionales y en la propia asignatura que la evaluación sea además consensuada. Esto nos brinda la oportunidad de proponer y reformular los criterios de evaluación, acordando por consenso con qué parámetros de referencia serán evaluados y más adelante también si hay un acuerdo entre las visiones del profesor y el alumno sobre la evaluación final fruto de toda la evaluación formativa previa