3-Ciclo del agua

3-Ciclo del agua

Última actualización de en Cristina Arcos Caamaño

Antes de sumergirme en cómo ha sido mi proceso de aprendizaje en esta asignatura y todos los conocimientos adquiridos en la misma me gustaría dar una breve explicación de por qué he escogido el ciclo del agua para dar las explicaciones al proceso de adquisición de conocimientos.

Desde el día que nuestro profesor, Fernando Fraga, nos ha comentado la actividad que debíamos desarrollar, he leído, me he fijado y he indagado sobre otros trabajos realizados los años pasados. Todos estos trabajos coincidían en los mismo: TODOS TENÍAN UN FIN, que si un viaje en tren, que si un cuento, que si una ruta de senderismo, que si la construcción de un edificio… pero una vez acabadas estos viajes o estructuras ¿qué pasa?

Esta asignatura ha sido una pequeña introducción a una herramienta que controla el mundo: la tecnología. NUNCA por muchos trabajos, tesis, doctorados o investigaciones que realicemos sabremos todo sobre un tema, puesto que los conceptos se van desarrollando, avanzando y mejorando.

Siempre estamos recalcando la formación continua, y más en docentes, por lo que la formación en la tecnología educativa no puede finalizar en un punto o en una asignatura. Ya que tenemos que enriquecernos a lo largo de toda nuestra vida para poder manejar todas las herramientas que dispongamos de la mejor manera posible.

Por eso el ciclo de agua, porque el ciclo del agua es un ciclo natural sin el cual no existiría vida en la tierra, porque el agua es indispensable y su ciclo es continuo, es decir, no se acaba nunca. Además se repite constantemente independientemente de los factores externos que puedan mejorar o empeorar este proceso. En las condiciones que sean el ciclo se realiza.

¿Qué diferencia hay entre este último párrafo y lo que entendemos por aprendizaje significativo? El aprendizaje y la adquisición de competencias deben verse con un ciclo continuo el cual nunca se acaba, y que se debe realizar independientemente de los factores externos que incidan sobre nosotros.

Como pedagogxs que vamos a ser, necesitamos tener presente que nunca paramos de aprender, aprendemos de todos los hechos que realizamos, directa o indirectamente. El aprendizaje es continuo y necesitamos dar forma a los conocimientos nuevos para que se relacionen con los ya adquiridos y darle forma al aprendizaje significativo que construimos a lo largo de toda nuestra vida.

Por eso he elegido la metáfora del ciclo del agua, porque bajo mi punto de vista no existe diferencia alguna entre este y la adquisición de conocimientos.