La llave

La llave

Última actualización de en Carla García Rodríguez

Fuente: Hernández, C., 2016

En el ascenso, fui encontrándome con herramientas y procesos que iban facilitándome la tarea.  Y sobre todo cuando se trata de un camino nuevo, apoyado en una metodología poco habitual en mi modo de trabajar. A pesar de eso, con las siguientes entradas fui consiguiendo abrir puertas que sorprendentemente conducían a habitaciones seguras, cálidas y confortables. Un ejemplo de esto, puede ser mi experiencia con Symbaloo, con el que realicé una limpieza de aplicaciones y recursos web que me servirían para conformar una formación de calidad, de forma autónoma y eficiente. Por lo que decidí aprovechar para descartar aquellos espacios que impedían mi ascenso.

A pesar de ello puedo decir, que he continuado avanzando de puerta en puerta con una mirada bastante más positiva de lo que podía imaginar en un principio. Supongo que ha sido por la constante orientación de nuestros docentes y del trabajo en equipo que protagonizaba la mayoría de las dinámicas de las sesiones. Aun así, no podía dejar de ser crítica y analizar el aspecto peligroso de Internet, y decidí incorporar la entrada Términos y Condiciones de uso, para animaros a reflexionar sobre lo fácil que es perdernos en la inmensidad de puertas de esta casa.

No todas mis entradas son tan catastrofistas eh! He intentado que en todas ellas se reflejaran las dos partes. Las dos caras de la puerta. Y sobre todo porque nosotros podemos decidir qué puerta abrir, ya que por suerte o por desgracia, poseemos la llave que nos conduce a su interior. 

Fuente: Hernández, 2016.