3.De bebé a niño

3.De bebé a niño

Última actualización de en Ines Dono

La primera evaluación supuso un punto de inflexión que me marcó mucho e hizo que me enfocara mucho más. Tenía que dejar de tantear, ponerme en pie y trabajar realmente. Empecé por echar la vista hacia atrás y mejorar un poco lo que había hecho añadiendo referencias bibliográficas y ampliando contenido.

Por ejemplo, tomé la captura de pantalla de Symbaloo que había subido a mis archivos para elaborar una entrada sobre curación de contenidos y herramientas de búsqueda y gestión de la información. No me extendí mucho porque los PLE fueron desde el primer momento la temática dentro de la materia, no sólo que menos me interesaba, sino que más saturación me producía solo plantearme trabajar con ella. Aun así me sirvió para evaluarme a mí misma y ver lo limitada que estaba en cuanto al uso de sistemas de organización de la información y tratar de ver un poco más allá.

Al ser un gran punto de inflexión, al plantearme cómo continuar con mi producción en la red busqué un nuevo punto de vista y me propuse ser más consecuente con la opinión que había tenido desde el principio en cuanto a la tecnología educativa. Las tecnologías que llevaban siglos funcionando empezaban a estar desbancadas aun teniendo en cuenta su utilidad y comodidad de uso (desde mi punto de vista más sencillo y directo) y eran infravaloradas sólo por la aparición de soportes nuevos y "brillantes" con la misma función. Por esto, para mis siguientes entradas abandoné el Google Académico, Dialnet y las fuentes digitalizadas en general para ir a la biblioteca y buscar libros que trataran temas relacionados con la tecnología en la educación y preferiblemente tratados en clase. Esto me sirvió para motivarme en cuanto al ámbito de estudio y disfrutar manejando estas fuentes y aprendiendo sobre el campo en cuestión. De todos modos, los libros que me llamaban la atención seguían refiriéndose a mis intereses personales, con temas de orientación fundamentalmente social como la adicción a Internet. Una vez más evitaba meterme de lleno en el funcionamiento de la tecnología en sí, pero al menos me esforzaba por tener una visión más completa y crear entradas más elaboradas y respaldadas por referencias bibliográficas completas.

Apreciaba mi propia mejora, pero seguía teniendo que centrar mi trabajo un poco más en los temas concretos tratados en las clases expositivas, por lo que empecé con la revolución digital y la alfabetización digital; un cambio progresivo al seguir teniendo matices sociales sobre generaciones, cambios y transformación sociales pero enfocando la solución en el desarrollo tecnológico y en la relación de este con la propia sociedad. Esta entrada suponía un gran avance, ya que daba mucha más relevancia al contenido propio de a tecnología educativa, viéndola como algo necesario para afrontar estos cambios y adaptar la educación a la evolución de la sociedad para no quedar atrás (marcando su relevancia en el contexto actual y la importancia de la materia en el marco práctico y profesional).

Era hora de volver a hacer un cambio, pero cerraba etapa con una reflexión más y recurriendo de nuevo a los libros impresos. Sin buscar un tema concreto, me dejé inspirar por aquello que encontré sobre tecnología educativa en la biblioteca y, tras una muy interesante lectura, condensé mis ideas previas con las nuevas que me había aportado esta información para escribir sobre la era de la información y la era de del aprendizaje (términos que no deben confundirse, ya que en absoluto son paralelos). Volvía a hablar sobre la necesidad de una unión entre desarrollo tencológico y transformaciones sociales (en este caso planteando que la sociedad no era capaz de seguir el ritmo de todas las nuevas tecnologías) y la absoluta necesidad de que toda nueva tecnología que se implementara en el funcionamiento de otros ámbitos sociales debía estar presente también en el educativo (volviendo al tema de la alfabetización digital, ¿cómo podemos dejar que ciertas herramientas tomen un puesto de tanta importancia en nuestra vida si nunca llegaron a enseñarnos cómo utilizarlas correctamente?). Llegué a la conclusión de que a través de Internet estamos rodeados de toda clase de información pero poco o nada aprendemos sobre ella, por lo que iba a comprobar qué me ofrecía la red y a tratar de poner en práctica lo aprendido sobre sus potencialidades evitando a la vez sus peligros.