3.1.1.- Definición, tipos y causas

3.1.1.- Definición, tipos y causas

Última actualización de en Dani Fernández Blanco

El término malestar docente alude a un tipo de patología docente que describe los efectos negativos que afectan a condiciones psicológicas y sociales en la docencia. La sociedad considera como único responsable del fracaso escolar al profesor. Tanto sociedad como profesores necesitan redefinir valores, objetivos por los que trabajan y el hombre que quieren formar. El problema es el cambio social acelerado que rompe con diferentes concepciones como la educación, el hombre y la sociedad a construir.

La patología puede ser de dos tipos: mental o de laringe, ya que la relación interpersonal y el uso de la voz son una constante laboral.

En relación a este fenómeno educativo se llevan realizado numerosos estudios para conocer entre otros aspectos cuáles son las causas y las consecuencias del mismo en la población docente. A continuación se recogen algunos de ellos:

-Ministerio de Educación. España. Años  90.

Advirtió que el 20% del total de docentes poseían una baja médica, siendo las especialidades con un mayor número de días de baja: traumatología, neuropsiquiatría y ginecología.

- J.M. Esteve. Málaga. España. Año 1982 a 1989.

  Incidencia de las bajas por nivel de enseñanza: mayor número de bajas por enfermedad en profesores de E.G.B. respecto a profesores de enseñanza media, debido a más horas lectivas y retribuciones más bajas.

Incidencia de las bajas por sexos: mujeres mayor número de bajas por enfermedad.

Edad media de los profesores en baja: sobre los  40 años en el curso académico 1988-89.

Duración media de las bajas: curso 1982-83, 41 días, curso de 1988-89 en 26,45 días.

Diagnóstico más frecuente en las bajas por enfermedad: esguinces, laringitis y depresiones. Lesiones traumatológicas, otorrinolaringológicas y psiquiátricas.

Los ciclos de estrés y su relación con las bajas por enfermedad: ascendencia durante períodos de trimestres y descendencia en períodos de vacaciones, manera de aliviar tensiones, bajas descienden.

- M. Bergalli. Buenos  Aires. Argentina.

Se tomaron 336 escuelas de distintas regiones, a 3345 docentes. El resultado: están excedidos en el tiempo de trabajo, tienen elevado nivel de fatiga y desgaste psíquico.

El 10% pérdida de memoria. El 20% angustia. El 35% nerviosismo. El 10% insomnio. El 25% dificultad para la concentración.

El 80% de ellos acude a trabajar enfermo. Entre las mujeres, el 15% soporta trastornos ginecológicos; el 25% perdió un embarazo; el 15% tuvo un parto prematuro. El 20% no amamantó a sus hijos por causas de horario de trabajo.

-“...el docente se pone muy mal también porque no posee los medios para trabajar...

...el mundo está globalizado pero yo como docente gano 100 pesos y poseo un pizarrón y una barra de yeso, léase tiza, para enfrentar los cambios...

... total después todos medimos lo mismo, es igual, trabajar bien o no... yo con tantos alumnos, termino el año y no los conozco...

...lo que provoca insatisfacción o tensión es que hay clima feo, hay excesiva competencia por crecer, superarse, ganar más. La competencia a veces es buena y a veces te juega en contra...

...no parece, pero te estresa, te sentís mal, agotada y de mal humor...

...yo dejé de hacer algunas cosas porque terminaba contracturada; son diferentes modos de somatizar, así nos encontramos en los gimnasios o haciéndonos masajes, para soportar...

...yo entro al aula y ya estoy nerviosa y con palpitaciones, hay una serie de situaciones que te estresan, te agotan. A decir verdad el docente necesita ayuda psicológica…”.

En cuanto a los indicadores, factores o causas  que provocan el malestar Esteve (1987) tomó de J.J. Blasse su categorización de factores:

FACTORES DE PRIMER ORDEN (ACTUACION PERSONAL)

Inciden sobre la acción docente, estudian la “actuación del profesor en la clase” y la relación docente-directivos-padres.

-          Recursos materiales y condiciones de trabajo.

Limitaciones de tipo material que impiden que el profesor explique como quisiera su programa.

- Estructuras deficientes; exceso de alumnos por docente; falta de apoyo extraescolar.

- El centro escolar es la fuente de tensiones psicológicas al no disponer de condiciones materiales adecuadas para las funciones docentes. Si los docentes toman iniciativas y ansias de mejora y no reciben apoyo del centro y de las familias pueden caer en actitudes de decepción, con problemas psicológicos.

Modifica la práctica docente, pérdida de ilusión que tenía a principio de curso. Limitaciones institucionales.

-          Violencia en las instituciones escolares.

Los alumnos actúan con venganza, obligados a ir a clase, ya que buscan trabajar y ganar dinero. A veces hay violencia de parte de los padres.

- La presencia de valores sociales contradictorios que provocan desorientación sobre cuales fomentar. Se produce más en sociedades con diversas culturas.

- Comportamientos antisociales de la comunidad.

- Conductas antisociales de algunos alumnos. Los profesores son objeto de amenazas y agresiones. Estos temen por su vida.

- Violencia que crea. Obliga la permanencia del alumno sin garantizarle salida laboral.

- Violencia física y verbal entre alumnos.

- Desorden en clase.

- Agresión escrita y oral al docente.

-          El agotamiento docente y la acumulación de exigencias sobre el profesor.

- Carga de actividades.

- Excesivas horas de trabajo.

- Por traslados a distintos establecimientos educativos.

- Exigencias de los sistemas, que redundan en el incremento del stress, que es el efecto producido por agentes-factores estresantes (físicos y psíquicos).

FACTORES DE SEGUNDO ORDEN (CONTEXTUALES)

Referidos a condiciones ambientales o al contexto.

Afectan a la eficacia docente. Disminución de la motivación. Influyen en la imagen que el profesor tiene de sí mismo y su trabajo, llegando a la autodepresión.

-          Modificación en el rol del profesor y de los agentes tradicionales de socialización.

- Cambio de roles tradicionales asignados a la familia. Desplazamiento de obligaciones al docente. Debe “hacerse cargo de los problemas de los alumnos”.

- Cambios legislativos en materia educativa. Constante esfuerzo de adaptación a nuevas estrategias.

- Imposición de responsabilidades respecto de pautas de educación que no corresponden al docente, sino al hogar y a la familia.

-          La función docente: contestación y contradicciones.

- Cualquier actitud del profesor puede ser contestada. Un valor que se defienda en clase puede ser rebatido por el alumno, debido a la relación docente-alumno.

- Debe realizar diversos roles contradictorios entre sí como ser compañero-amigo de los alumnos, mostrar apoyo… Debe realizar el papel de juez con “veredicto final” y ver quiénes son aptos para pasar curso. Obliga al alumno a la integración social, porque el profesor es el representante de la sociedad y de la institución.

-          Modificación del apoyo del contexto social.

La valoración de trabajo efectivo del profesor sólo se hace en sentido negativo. “Si todo va bien sus hijos son estudiantes, si van mal, los profesores son malos educadores”.

- Se ha modificado el status social del profesor. Ahora se establece según el nivel de ingresos.

- Desvalorización de los docentes por ministerio-gobierno.

- Merma del prestigio social. La imagen del profesor se ha degradado. Se acusa a los profesores de ser los únicos responsables del fracaso escolar, pero la familia también se debe involucrar.

- La baja consideración social es motivo de insatisfacción profesional. Una parte de los docentes llegan a la profesión por falta de posibilidades en otras de mayor prestigio social y mantienen un permanente estado de frustración personal.

-          Los objetivos del sistema de enseñanza y del  avance de los conocimientos.

La masificación de la enseñanza no asegura ni éxito ni trabajo acorde con el nivel de titulación.

En la actualidad “el ritmo del cambio se ha acelerado tanto que es imposible seguirlo”. Hay que asumir las nuevas funciones que el contexto social exige, lo que supone el dominio de amplias habilidades personales, y no reducirse a la simple acumulación de conocimientos.

Se produce un continuo avance del saber y el profesor debe poner al día lo que explica. Debe dominar cualquier materia.

La formación psicopedagógica es insuficiente, ya que ahora debe ir más allá de la formación académica, abandonando la idea de profesor y asumiendo las funciones de humanizador.

-          La imagen del profesor.

- Hay dos líneas contrapuestas: profesión conflictiva y actividad idílica.

- Existencia de gran distancia entre la figura del profesor real y el profesor ideal que se presenta en la formación inicial y que la sociedad exige. Lleva a la deformación de la realidad.

- El perfil idealizado que se crea del profesorado contrasta con la escasa formación recibida para desempeñar una profesión tan compleja actualmente y que tiene que afrontar tareas diversas. La falta de preparación para dar respuestas pertinentes conduce a huir de las situaciones que no se dominan y así somatizar el conflicto.

-          Recursos económicos.

- Malas condiciones laborales, bajos salarios, necesidad de tener varios puestos para sobrevivir…

- Remuneración. Bajos salarios.

- Contratos precarios o que carecen de estabilidad laboral.

- La incertidumbre por el futuro.

Ante las situaciones y conflictos descritos anteriormente, los docentes desarrollan un esquema de tipo aproximación-evitación. Unos se implican y si no la resuelven desembocan en un sentimiento de fracaso. Otros se distancian de la fuente de problemas, recurriendo a las rutinas básicas de supervivencia. Los primeros son los que pueden acabar más “quemados” (burnout).

Las consecuencias que trae consigo la patología de la profesión docente son las siguientes:

- Falta de compromiso.

- Anormal deseo de vacaciones.

- Baja autoestima, agotamiento.

- Estrés.

- Peticiones de traslado.

- Deseo de abandonar la docencia.

- Absentismo laboral (reacción para acabar con la tensión del ejercicio docente).

- Depreciación del Yo. Autoculpabilización.

- Ansiedad permanente, enfermedad mental. Depresiones.

- Enfermedades de los profesores. Traumatológicas y neuropsiquiátricas. Las traumatológicas la mayor parte están producidas por accidentes. Las bajas neuropsiquiátricas son reducidas con relación a las otras.

En conclusión, cabe decir que:

- Las condiciones y el medio ambiente de trabajo producen problemas vinculados a la salud.

- Se produce también por la ineficaz búsqueda de reconocimiento y a las escasas retribuciones económicas.

- Existe mucha relación entre el medioambiente sociocultural de trabajo y la salud (enfermedad).

- Las exigencias agotan, contracturan, estresan e incluso, en ocasiones, matan.

- Los diversos padecimientos de los docentes, expresan el alto grado de insatisfacción, desmotivación y malestar en los claustros.

- Este malestar se encuentra presente en todas las escuelas, centros e instituciones educativas y no se cura con unas pastillas recetadas por el doctor, se cura con el día a día y con el afán de superarse.