Leti Carrera

Me llamo Leti Carrera y soy estudiante de tercero de Pedagogía.

6. Final del viaje.

Cuando empezamos un viaje siempre lo hacemos con mucha ilusión e incertidumbre hacia lo que nos va deparar esa experiencia. Algunos viajes duran más, otros menos, algunos son más aventureros, otros más tranquilos. Sin embargo, normalmente son nuestros viajes más especiales aquellos que dejan huella y te hacen más experimentados.

Todo viaje tiene su principio y su final. Viajar implica avanzar  hacia algo, es decir, llegar a una meta específica. En este recorrido, mi meta principal era llegar a adquirir el máximo conocimiento acerca de la materia Tecnología Educativa y llegar a superarla con éxito gracias al gran esfuerzo y trabajo dedicado durante el proceso. A lo largo del trayecto hacia la tecnología educativa, me he encontrado con multitud de aprendizajes nuevos que han ayudado a completar y crear mi propio conocimiento sobre la materia. A medida que avanzaba el trayecto, los desafíos eran más grandes pero el aprendizaje también era mayor.

Sin embargo, todo viaje tiene sus complicaciones; la falta de tiempo, la falta de ganas, la poca predisposición… por ello llegado el ecuador del viaje, es bueno plantearse hacia dónde quieres dirigirte; ¿hacia el éxito o hacia el fracaso? Por esta misma razón es bueno proponerse hacer una reflexión sobre mi andadura respecto a la Tecnología Educativa. Es realmente importante hacer autocrítica sobre mi proceso de enseñanza-aprendizaje para saber realmente en que me he equivocado y poder enmendar mis errores para seguir avanzando.

Sin embargo, no sólo es importante hacer balance durante la experiencia, sino también es importante hacerlo una vez llegada a la meta tal y como presento en mi entrada Punto y final.

Pero, ¿realmente es el final? Considero que el final de un camino es el principio de otro, y mi camino no culmina aquí. Sin embargo, no he viajado sola. A través de la red social de Stellae, mi viaje siempre ha sido acompañado gracias a la interacción directa con mis compañeros que se encargaban de enriquecer mi conocimiento a través del feedback que me proporcionaban. Por otro lado, es importante destacar el rol del docente como guía y facilitador de nuestro proceso de enseñanza-aprendizaje, así como mis compañeras en las experiencias grupales.

Sin ninguna duda, ha sido una experiencia buena e innovadora que me ha ayudado a conocer desde dentro el gran ámbito de la tecnología y llegar a comprenderla en su totalidad. Además, no sólo he conocido los puntos fuertes de esta ciencia, sino también he conocido la otra cara de la moneda.