Parada 1: Ignorancia.

Parada 1: Ignorancia.

Última actualización de en Cristina Seijas

En esta primera parada de metro, denominada "Ignorancia" me doy cuenta de que no era consciente de  la ciudad que iba a visitar. Tenía entendido que la ciudad contaba con una serie de características que no veía cuando me bajé en la primera parada, empecé a pensar en la definición que había elaborado previamente acerca de la ciudad, sin conocerla, quizás no había sido la más correcta. 

 A medida que llevamos a cabo el primer ejercicio sobre lo qué entendemos por tecnología educativa me fui dando cuenta de que no estábamos hablando de ordenadores o de pizarras digitales pero no acababa de saber qué imágenes deberíamos seleccionar y cuáles no. Me mostraba confusa puesto que algo que, en un principio me resultaba tan sencillo (sacar fotos a todos aquellos objetos que entendiéramos que definen la tecnología educativa) ya no estaba siendo tan fácil. Recuerdo que discutimos en el grupo por las fotos que deberíamos añadir. Pero llegó un momento en el que todo me parecía tecnología educativa y la barrera entre lo que no era y lo que sí, se había esfumado. 

Fue en la clase interactiva, donde nuestra profesora Ana nos mostró el vídeo de la rueda y nos explicó el significado de tecnología, cuando me di cuenta de que al hablar de nuevas tecnologías, lo más nuevo no sería la cosa en sí, es decir, la tecnología, si no todos los cambios que la acompañan. Por lo que al hablar de tecnologías educativas deberíamos de pensar en innovación ya que toda tecnología es sinónimo de innovación. De ahí la relación que establecí en una de mis entradas (http://stellae.usc.es/red/blog/view/146648/rueda-vs-internet)  de la creación de la rueda con la creación de internet ya que tanto la creación de una tecnología como la otra trajo consigo una serie de cambios para la sociedad muy importantes. 

Pero especialmente, la creación de este último (internet) trajo consigo un cambio de mentalidad en la sociedad de especial relevancia, denominándola, erróneamente, "sociedad del conocimiento". Fue a través del debate  puesto en marcha en la clase expositiva cuando me di cuenta de que realmente no nos podemos autonombrar sociedad del conocimiento cuando no conocemos sí las informaciones que obtenemos son verdaderas o falsas al 100% pero sí bien es cierto que las tenemos, por lo tanto sí que podríamos denominarnos "sociedad de la información" puesto que gracias a la creación de esta nueva tecnología, internet, tenemos acceso a todo tipo de información pero no podemos autoproclamarnos conocedores de ella ya que, como expresé en la entrada dedicada a esta temática (http://stellae.usc.es/red/blog/view/146612/sociedad-de-conocimiento-vs-sociedad-de-la-informacion)  “el conocimiento surge de procesos cognitivos de habilidades intelectuales o motrices” y, sin embargo, la información, se corresponde con “un conjunto de datos organizados, estructurados o configurados, que esperan ser utilizados  o manipulados por las personas que tienen las habilidad cognitiva o motriz para hacerlo” (Bianco, 2002). 

Así pues, después de conocer la primera parada de este recorrido en metro, me doy cuenta de que debo de empezar de 0 y aparcar todo aquello que creía saber acerca de esta bonita ciudad intentando empezar a crear una nueva definición sobre ella a través de la visita que realizaré en primera persona, pudiendo observar así, todos los elementos más esenciales que la componen. Empieza en este momento un cambio de mentalidad en mí y comienzo a centrarme en todo aquello que me dice única y exclusivamente la ciudad a través de mis 5 sentidos. 

 

 

Imagen extraída de: http://www.ignorancia.com/