1.2. Las primeras dudas y la motivación.

1.2. Las primeras dudas y la motivación.

Última actualización de en Lara Rodriguez

Al empezar a escribir es muy habitual que existan dudas, puesto que no siempre valoramos nuestras cualidades y nuestras ideas como deberíamos. Afrontarse a determinados trabajos que nos dan miedo o nos asustan puede revalorizarnos o conducirnos al fracaso. La motivación por el trabajo bien hecho es imprescindible llegado a este punto, que combinado con la constancia y con la búsqueda de información, mencionada con anterioridad, pueden llegar a ser claves para la construcción de una obra satisfactoria.

La actitud personal del autor influye en su trabajo siendo este más elaborado o no, con matices más críticos o simplemente informativos o con contenidos innovadores o más clásicos. La motivación, al igual que la actitud, puede influir en el escrito, pues el nivel de implicación hace que el escritor haga su mejor esfuerzo al presentar sus trabajos.

En concreto, mi motivación al inicio no era muy alta, siendo un problema para empezar a escribir y comunicarme con los demás compañeros. Al tratarse de una red social, este último factor también es muy importante al que tampoco estamos acostumbrados, puesto que solemos intercambiar dudas y creaciones únicamente con los docentes responsables de la materia. Esta motivación fue creciendo progresivamente en el transcurso de la misma, lo que ha provocado que mis trabajos, es decir, mi historia, fuese incorporando cada vez matices más personales y conocimientos más específicos. Además, he llegado a descubrir que el intercambio de opiniones puede llegar a modificar o no nuestra visión, convirtiendo nuestra historia en un cuento donde todo el mundo puede participar y extraer enseñanzas.

Recuperado de: http://www.sittisims.com/Binary%20Documents/BD!CMS_IMAGES!b3c1e91f-fc44-485c-9415-70a580d01b88!20130529155359.png