1. Vértigo a los abismos.

(Recuperado de http://media-e2c8cfa596d406a947d31810bfb210ae.cdn.ignited.be/news/resized/700x386_cropped/to-crop.png)

El inicio en la materia Tecnología Educativa ha sido para mí, como escalar una montaña por primera vez, supone incertidumbre al no saber que te espera, surgen los miedos, temores a no saber si serás capaz de estar a la altura, de resistir a esta nueva aventura como la que se te está plateando. Por eso, es primordial investigar, indagar, recopilar información, datos sobre el abismo en el que permaneces durante esta situación previa. Para ello, necesitas conocer qué montaña vas a escalar, cómo lo debes hacer para no caerte, qué herramientas, instrumentos debes manejar con soltura, etc.

Pero… te paras a pensar un instante y llegas a la conclusión de que resulta que quizás sepas más de lo que crees, porque todo ese tiempo dedicado a informarte a ver documentales, series, películas sobre los diferentes tipos de escalada (deportiva, alpina, en hielo, etc.), su evolución e introducción de nuevas prácticas y técnicas ha tenido que servir de algo.. Veamos,  también he entrado en contacto con la montaña cuando he ido de vacaciones, tengo ejemplos visuales de sus principales características (altura, grosor, textura, etc.), malo será que no sepa enfrentarme a ella en la próxima visita.

Puedo decir que.. ¡Realmente no parto de cero, tengo conocimientos sobre ello! Por tanto, algo he de saber sobre el tema.

Esto mismo sucede con la materia Tecnología Educativa.. y me decía a mi misma, ¿quién no sabe algo sobre tecnología?, si cada día que pasa recurrimos a ella para realizar prácticamente todo. Siempre va avanzando, se va innovando sobre este campo, al igual que sucede con la escalada, y además, yo me he mantenido informada en todo momento, sobre cada minúsculo descubrimiento o novedad encontrada, gracias a los medios de comunicación.

Puedo decir además,  que la montaña Tecnología Educativa, debido a la superficie que la caracterizaba, a esa visión exterior que me ofrecía cuando la exploraba, y tras esta reflexión, empecé a confiar y creer que la tarea sería sencilla, incluso la veía con buenos ojos, se trataría de un reto interesante (al partir de conocimientos previos) y se me daría bien llegar a la cima, no me supondría demasiadas dificultades.