2. ¡Un nuevo reto me espera!

(Recuperado de http://www.nationalgeographicexpeditions.com/assets/images/5247/itinerary-header.jpg)

 

Tras apenas unas sesiones de clase en las cuáles se nos explicaba cómo escalar la montaña Tecnología Educativa, me he dado cuenta de que necesitaba indicaciones o pautas explícitas que me ayudaran y marcaran el camino que debía seguir para llegar a la cima con éxito y con los menores arañazos o rasgaduras posibles.

Se nos presentó una metodología diferente a la de las demás materias, una forma de avanzar por la montaña distinta a la que estaba acostumbrada. No era la habitual, era innovadora y suponía una mayor autonomía por mi parte, porque como ya os he contado en el apartado 1. Vértigo a los abismos, con el transcurso del tiempo se introducen nuevas prácticas y técnicas de escalada, evolucionan las anteriores para convertirlas en mejores.

La idea de crear un perfil en Stellae, convirtiéndose éste en mi lugar habitual de trabajo, me suscitó gran interés para seguir conociendo que abarcaría esta materia, cómo se organizaría y, por supuesto, qué lugar ocuparía yo en ella. A través de la rúbrica he podido averiguar cuáles eran los puntos fuertes en los que se basaría mi aprendizaje, aquellos sobre los que debería apoyarme para llegar a lo más alto.

Durante mi proceso tenía que dar a ver mis conocimientos, aquellos que iría ampliando poco a poco, también colaborar, interaccionar y ayudar a los demás escaladores para que juntos llegásemos a la cumbre, y si en algún instante se presentaba alguna dificultad, que ninguno se resbalase y se precipitase al vacío. Por otro lado, era importante que yo personalmente fuese reflexionando sobre cómo estaba escalando para poder mejorar los aprendizajes y habilidades que iba adquiriendo en cada tramo. Todo esto me permitiría avanzar a pasitos, y estar cada vez más cerca de la meta.

Por tanto, tenía que seguir indicaciones de seguridad e incluso las recomendaciones que me habían sido aportadas durante las sesiones para no correr el riesgo de equivocarme, agarrándome a aquello que no me sostendría durante mi  ascenso.