3. Preparados, listos.. ¡YA!

                          Así doy inicio a mi proceso de aprendizaje...

            con ganas y energía, llena de vitalidad para afrontar este reto con éxito.

 

(Recuperado de https://s-media-cache-ak0.pinimg.com/736x/df/03/f7/df03f7e8336ded0f90f50a9ba18d3943.jpg)

 

Tras saber como debe ser mi proceso, decido introducirme en la montaña e iniciar mi trayecto.

Pues bien, comencemos. 

Empiezo a escalar y, por consiguiente, a descubrir la esencia de la Tecnología Educativa con mis primeros contenidos. Destacar que todo lo que vaya encontrando por el camino puede pertenecer a aspectos tratados durante las sesiones expositivas e interactivas que brotan de la superficie de la montaña o fruto del conomiento que me porten los indiviudos que me acompañen por el viaje. Teniendo en cuenta esto, también se originarán mis reflexiones personaes y temáticas voluntarias que, todo conjuntamente, complementan mi aprendizaje.

Este primer tramo me ha permitido reflexionar sobre los inconvenientes y peligros (dependencia, uso excesivo, peligros en las relaciones cibernéticas, etc.) que puede traer el uso de Internet y de las nuevas tecnologías, ya que es un asunto actual del que se habla constantemente.  Para ello, he publicado dos entradas (La tecnología reflejada en una película y Her y la posible tecnología futurista) en las que expongo películas que narran el lado oscuro de las nuevas tecnologías. No obstante, no debemos olvidarnos de que siempre nos ofrecen algo positivo (facilita nuestra vida diaria). Existe una relación bilateral entre la tecnología y el ser humano: nos ofrecen, pero a la vez, también nos quitan; las usamos, pero a la vez, también nos usan.

Prosiguiendo con la ruta, he entrado en contacto con la importancia de la incorporación de  las nuevas tecnologías en el ámbito educativo comentando cuestiones como la introducción del uso de las TIC o la escasa formación existente en los docentes. Es necesario que estos profesionales amplíen sus conocimientos  en torno a esta temática, lo que permitiría fomentar en los alumnos  conocimientos útiles. Por ejemplo, pueden consultar diferentes herramientas que contribuyen a la sociedad de conocimiento como revistas en las que participan profesionales especializados en su ámbito, saber cómo  y dónde buscar información válida y fiable para sus trabajos (a través de operadores booleanos y estrategias concretas), y ser capaces también de producir conocimientos eligiendo el tipo de licencia que prefieren que tengan sus tareas.

A medida que iba subiendo por la montaña, iba conociendo más y más aspectos de la Tecnología Educativa que no conocía o que solamente tenía una ligera idea. Por ejemplo, algo que realmente me llamó la atención fue encontrarme por el camino algo muy básico y fundamental, y es que la tecnología no solo abarca “lo nuevo”, sino también lo tradicional como es la rueda, el libro, incluso las piedras de los primeros homínidos. 

Tras todos estos contenidos hallados, y con la autoevaluación a las puertas, he decidido detenerme y reflexionar profundamente lo que había aprendido y cómo estaba enfocando esta aventura.No solo he adquirido estos conocimientos sino que he podido complementarlos e introducir algunos nuevos, gracias a mis amigos de la montaña. Entre ellos y yo formamos un gran abanico de cuestiones que abarca la Tecnología educativa y solamente estábamos en la mitad del trayecto. Sentí que hasta aquí había aprendido y que esta nueva metodología estaba surtiendo efecto en mi persona. Eso sí, no todo ha sido un camino de rosas, ya que al estar en una montaña y tener el control de forma autónoma es difícil, además que no sabes muy bien qué contenidos debes enseñar a los demás. No obstante, a pesar de dificultades para entender algunas relaciones entre conceptos que, en ocasiones, ha sido mi debilidad principal, lo he resuelto, o indagando en mayor profundidad por la red o a través de lo que me aportaban mis compañeros.