Se hace camino al andar

Se hace camino al andar

Última actualización de en Antela

Caminante, no hay camino

se hace camino al andar...

Ahora que, según parece, hemos llegado al final, es el momento de que nos paremos un momento y volvamos a mirar atrás, al camino que hemos dibujado con nuestros pasos al andar; que miremos también a nuestro alrededor, a todos aquellos con los que nos hemos encontrado y con los que hemos compartido experiencias y conocimientos. Es tiempo de reflexionar en lo que hemos tenido que hacer para llegar hasta donde estamos ahora, las dificultades que nos encontramos, lo que hemos descubierto sobre nuestro entorno, sobre la tecnología educativa en este caso y sobre nosotros mismos.

A mediados del cuatrimestre tuvimos que hacer una autoevaluación en la cual debíamos puntuarnos en distintas categorías en función de las directrices de una rúbrica. Tener que hacer dicha autoevaluación me hizo reflexionar y plantearme por primera vez mi proceso de aprendizaje e hice un análisis reflexivo sobre el mismo en el que planteaba lo que había supuesto para mí esta nueva forma de trabajar, las dificultades que me había provocado, que han sido más o menos las mismas que me han acompañado durante todo el transcurso de la asignatura, el descubrimiento que había supuesto la creación de conocimiento a partir de nuestras experiencias y el conocimiento compartido con otros, etc.

Con la realización de este portafolios he podido ver de una forma mucho más amplia y global mi proceso de aprendizaje; crear y compartir conocimiento como forma de aprender de manera significativa y permanente. La única forma de aprender de verdad es "aprender a aprender", un concepto del que nos llevan hablando todos los profesores desde el primer año de carrera pero que escasamente hemos tenido oportunidad de poner en práctica; ya que se trata de efectuar nuestro propio camino, sin nadie que nos dirija demasiado ni nos condicione; partiendo de nuestras experiencias y conocimientos previos y enriqueciéndonos con lo que observamos en el entorno que nos rodea y con las aportaciones que otros nos ofrecen. Esta asignatura ha sido de las primeras en permitirnos (más bien obligarnos) a ser nosotros nuestros propios guías, nuestros propios mentores, nuestros propios contenedores y constructores de conocimientos, los agentes de nuestro propio aprendizaje en todos los sentidos. 

Se aprende y se crece recibiendo lo que otros nos pueden dar pero, sobre todo, dando y compartiendo con los demás. Se aprende siendo permeable, es decir, permitiendo dejar entrar lo que otros nos aportan y dejando salir lo que nosotros podemos compartir con los demás. 

Lo realmente importante es el camino en sí, el camino que se hace al andar, lo que vamos recogiendo del propio camino y de las personas que nos encontramos en él, pero también lo que dejamos en el camino y lo que regalamos a los demás. Aunque hay que tener siempre presente la meta, no debemos desantender todo lo que nos ofrece el recorrido. 

Aprender está muy lejos del concepto de memorizar conocimientos, ese no es el camino. De hecho, cuando se trata de aprender, "no hay camino, se hace camino al andar", esto es, se recogen y comparten experiencias propias y de otros, se busca, se investiga, se pregunta, se responde, se contrasta, se verifica, se reflexiona, se construye desde la base de los conocimientos previos y del interior de cada uno. Un proceso que no termina nunca, aunque lo parezca, porque siempre tendremos delante nuevas experiencias que vivir, nuevas preguntas que necesitarán respuesta, nuevos conocimientos que descubrir, construir y compartir. Precisamente, porque el camino se hace al andar, no se terminará hasta que nosotros paremos de avanzar, ya que el aprendizaje es un proceso continuo y sin fin; pero eso, precisamente, es lo mejor que tiene.