5.CUANDO YA SABES TOCAR VILLANCICOS EN LAS CENAS NAVIDEÑAS DE FAMILIA.

Así llegamos al momento final de este e-portfolio, cuando haces un repaso de tus anteriores entradas, comienzas a ver que tu perspectiva de la Tecnología educativa ha cambiado mucho desde el comienzo de la asignatura y decides enfrentarte a un nuevo reto. Dejar de analizar las dificultades y todas las problemáticas que tiene la utilización de las nuevas tecnologías tanto en el ámbito educativo como en la sociedad, y empiezas a buscar formas en las que sacarle provecho a esos nuevos medios de comunicación, a tener una actitud positiva ante esta realidad y ser consciente de su potencialidad.

Esto se refleja sobre todo en mis últimas entradas, TIC EN LAS CÁRCELES y REDES SOCIALES EN EL ÁMBITO EDUCATIVO, en las que tengo una visión mucho más positiva de las posibilidades que ofrecen las redes sociales y mi percepción de las nuevas tecnologías pasa de ser una concepción negativa a una concepción de utilidad. Al fin y al cabo de nada sirve estar quejándonos todo el tiempo de que algo es malo o no sirve de nada si no nos molestamos en ofrecer alternativas.

Y si, quizás pienses que de nada va a servir saber tocar algunas canciones ya que no vas a llegar a ser una gran estrella del rock. Pero y ¿qué hay de tocar canciones ridículas y villancicos para amenizar las veladas familiares o con amigos? Todo tiene su utilidad, todo tiene un lado positivo, como las nuevas tecnologías, incluso aunque en un primer momento puedas sentir que no es así.

Y si bien es cierto que no vas a ser una gran estrella del rock, quien lo es ¿Acaso no seguimos aprendiendo durante toda nuestra vida? No dejamos de aprender en ningún momento ni de cambiar nuestra forma de pensar con respecto a las cosas, pues a medida que vamos adquiriendo nuevos conocimientos nuestra perspectiva cambia y somos capaces de ver, analizar y comprender cosas que antes pasábamos por alto.

Quizás algún día llegue a ser como Hendrix, pero de momento disfruto de este intenso y gratificante momento, el de aprender y construir, el de percibir los errores como posibilidades para mejorar.