Bianca

Entusiasta y reflexiva, amante de la naturaleza

1. Preparando el terreno...

1. Preparando el terreno...

Última actualización de en Bianca

           terreno.jpg

Al comienzo de esta asignatura no pude evitar sentir cierta inseguridad, un miedo irracional que se ligaba a mi incompetencia general en el ámbito de las tecnologías. No sabía a qué me iba a enfrentar y esto causaba en mí cierta tensión. A su vez, debo reconocer que no me había interesado antes en este ámbito, no me había replanteado qué beneficios podría acercar la tecnología a la educación, así como tampoco me había cuestionado antes la vinculación existente entre tecnología y pedagogía. Esto se debe, fundamentalmente, a mi concepción previa sobre nuestro quehacer en la asignatura; pues relacionaba Tecnología Educativa con ordenadores. Tenía pues, un pensamiento bastante limitado y lleno de prejuicios y concepciones erróneas; pensaba que, lo único que haría en la asignatura sería aprenderme un montón de datos sobre las nuevas tecnologías que de muy poco me iban a servir en la construcción de un pensamiento significativo, que perdurase para toda la vida y que me diese indicadores útiles para mi futuro profesional.

Así pues, con este pensamiento negativo presentaba un terreno lleno de obstáculos, que poco me favorecería en la construcción que pretendía llevar a cabo. En este sentido, era consciente de que debería eliminar esos obstáculos, por lo que decidí intentar frenar estas ideas preconcebidas y cambiar de actitud. Algo que me impulsó a hacerlo fue la primera toma de contacto con la materia, al actuar como una excavadora que equilibró mi terreno, esos pensamientos llenos de obstáculos que imposibilitarían la creación de conocimiento alguno. Y esto fue así debido a que la materia se asentaba bajo unos principios metodológicos que distaban notablemente de los estábamos acostumbrados a trabajar; esos que nos propiciaban comodidad y desmotivación a partes iguales. De acuerdo con esto, se presentaba ante nosotros el desafío de cambiar nuestro rol: de pasivos a activos, de consumidores a creadores. Así, se reafirma nuestro papel como discentes, otorgándonos una mayor autonomía en nuestro proceso de construcción de conocimiento.

Además de esto, el visionado del vídeo “El elefante encadenado” me ha hecho reflexionar sobre esos obstáculos que presentaba mi terreno, mi pensamiento; barreras que yo misma me había puesto y que nunca antes me había cuestionado. En este sentido, comprendí que era yo quién me estaba limitando a mí y a mi propia capacidad, no confiaba en mí, en mi poder de autosuperación y esto estaba limitando mi libertad.

Todo esto provocó en mí un cambio de actitud, la cual posibilitaría la construcción de esa casa, de ese conocimiento, que quería desarrollar. En este sentido, aunque todavía no sabía con certeza todo lo que estaba por venir, había eliminado los obstáculos iniciales debido al deseo de comenzar ya con la creación de mi casa, de mi conocimiento sobre Tecnología Educativa. Así, la inseguridad y el miedo pasaron a un segundo plano, dando paso a la motivación, la intriga, el inconformismo y el deseo de aprender.