5.1. Primer día, primer peldaño.

En la primera interactiva de Tecnologia educativa, se trató un tema que suscitó en mí una autorreflexión sobre mi historia pasada. Todo comenzó con la historia de El elefante encadenado de Jorge Bucay, a través de la cual llegábamos a conclusiones como que en ocasiones, nos acomodamos en la costumbre, en lo conocido.

Esto me llevó a pensar... ¿Realmente se trata de "comodidad", o más bien será que no nos atrevemos por desconocimiento o falta de práctica? En este caso, me vienen a la mente diversos ejemplos.

El primero de ellos fue comentado en clase, y es nada más y nada menos que el hábito de los docentes que nos encontramos a lo largo de nuestra vida educativa, de proponer un tipo de clases puramente expositivas y magistrales, reduciéndose éstas a meras explicaciones de teoría mientras el papel del alumnado queda relegado a la pasividad más absoluta.

Por una parte, podríamos pensar que los alumnos estamos acostumbrados a este modelo metodológico, ya que en ocasiones como la primera clase expositiva de la materia de Tecnología Educativa en la que tuvimos la oportunidad de revertir la situación y convertirnos en protagonistas, pudiendo asumir responsabilidades y organizarnos de forma autónoma, el resultado fue totalmente desastroso, encontrándonos perdidos y con poca iniciativa.

Pero llegados a este punto es cuando me hago la pregunta que redacté en líneas anteriores.. ¿Es realmente costumbre, o desconocimiento o falta de práctica?. A mi parecer, puede que exista algo de costumbre o comodidad en todo ello, pero bien es cierto que también influye que desconocemos alternativas metodológicas de forma práctica (ya que hasta ahora casi todas las herramientas proporcionadas han sido mera teoría plasmada en papel), que hace que a pesar de poder tener alguna idea sobre cómo deberíamos organizarnos y los pasos a seguir, carecemos de destrezas o habilidades para enfrentarnos a un grupo numeroso y ponerlo en marcha.

El segundo ejemplo, se trata de un compendio de circunstancias que se han dado a lo largo de mi vida. Si bien es cierto que actualmente estoy muy contenta y realizada con los resultados obtenidos en mi camino, el recorrido que me ha llevado hasta aquí ha estado plagado de "estacas" que han ralentizado mis pasos. 

En ocasiones en las que yo misma debía elegir mi propio camino, al final no optaba por lo que sentía que quería hacer, sino por lo que creía que debía hacer. Y a raíz de la historia de Jorge Bucay, me hice las mismas preguntas que en el ejemplo anterior.. ¿Sería por comodidad? Realmente ir a contracorriente siempre es más duro y requiere más esfuerzo que ir a favor del viento, pero pensándolo bien, no era comodidad lo que me movía, sino el desconocimiento de lo nuevo, la falta de experiencia y la carencia de un buen desarrollo de la autoestima y el autoconcepto, elementos fundamentales que tanto la sociedad en general, y la educación en particular, deberían tener en cuenta para impulsarnos a perseguir nuestros sueños.

Por todo ello, mi valoración de esta primera sesión interactiva es muy positiva, ya que me llevó a reflexionar sobre aspectos que no me había imaginado y que al fin y al cabo, creía poco relacionados con la #TecnologíaEducativa, hasta ahora.

 

Quedarse en lo conocido por miedo a lo desconocido, equivale a mantenerse con vida pero no vivir.