1.3. El planteamiento

1.3. El planteamiento

Última actualización de en Ainoa Piay

Como en los mándalas, surge un punto en el que te planteas tu trabajo, en que crees que los colores que has elegido no han sido los adecuados y ves como el camino que está tomando tu diseño no te gusta nada. Punto de inflexión. Aquí te planteas si lo que has hecho hasta el momento ha sido lo correcto o si es todo lo mejor que lo puedes hacer. En ese momento te das cuenta y cambias, cambias el rumbo de tu camino, te informas, buscas la paleta de colores y el círculo de sus gamas para ver cuales combinan mejor entre ellos, piensas en nuevas técnicas para que el diseño te quede más bonito, en definitiva, te informas, te documentas.

Mi punto de inflexión en la asignatura fue en el momento que tuve que hacer la autoevaluación y me di cuenta del trabajo que había realizado hasta el momento en el portafolio y más cuando Ana me comunico su nota y tuvimos una tutoría al respecto. No solo me caí en la cuenta de que estaba planteando mal la actividad que debía realizar, sino que mi trabajo en la misma no estaba siendo como debía ser y que debía cambiar. Ahí empecé mi nuevo mándala, me documente, me informé sobre los aspectos que más me llamaban la atención de la asignatura y buscaba nuevas vías de comparación introduciendo nuevos términos para que mi trabajo fuese mejor y creo que así lo hice, ya que en mis siguientes blogs se puede ver mucha más información, la cual está documentada y sigue un interés social y educativo en ella, que se pueden observar en el apartado 1.3.1.

Por otro lado, también decidí seguir una línea, al igual que cuando pintas un mándala. Te pones un objetivo y sigues un modelo para alcanzar el final deseado, y eso sucedió cuando encontré un tema que realmente me interesó, que fueron las redes sociales, al que le dedique mis últimos blogs. En el apartado 1.3.2.