1. Saliendo del huevo

1. Saliendo del huevo

Última actualización de en IriaPG

Saliendo del huevo

Las ranas son ovíparas y suelen poner entre 2000 y 7000 huevos, estos huevos son muy pequeños y se adhieren unos a otros formando una gran masa. Las futuras ranitas permanecen en ese estado de “falso contacto” con sus hermanxs de cinco a ocho días (dependiendo de la especie), hasta que por fin salen como cucharillas.

Creo que esto es algo que he compartido con estos pequeños anfibios. Por un lado, creo que tan solo soy una alumna más que al comienzo de las clases se sentía segura en su zona de confort. Las cascaras de mi “huevo” también eran traslucidas y flexibles, y el estar tan cerca de otros me hacía tener la impresión de que realmente mantenía contacto con ellos.

huevos de rana

Si vuelvo atrás en mis recuerdos veo lo equivocada que estaba, la seguridad no vale la pena si esta te atrapa y no te deja conocer lo que hay más allá. Para mí las tecnologías significaban ir más allá, arriesgarme y que la seguridad de la que gozaba se diluyese en ese mundo nuevo. Conocer a mis compañeros como lo hacía hasta el momento (poco y superficialmente) me daba una falsa sensación de contacto que me hacía permanecer tranquila, pero en la primera clase todo cambió.

Debo de admitir que por Tecnologías Educativas yo entendía diseños de materiales a través de la TICs y que por lo tanto sería indispensable que supiera manejar programas informáticos complejos. En la primera clase descubría que esto no era así y perdí algo de miedo a la materia, como bien expuse en mi primera publicación en el blog. Esta primera clase, junto a mi primera publicación, supusieron para mí el “salir del huevo” y comenzar a explorar territorio desconocido.