4. Tercera escala

Paramos en un puerto muy amplio, con vistas al futuro, en concreto al futuro laboral del pedagogo.

En el muelle nos esperaban 3 guías expertas en diferentes perfiles del pedagogo, venían dispuestas a contarnos sus diferentes experiencias laborales.

A nivel personal debo decir que fue mi parada favorita, después del periodo de prácticas costó mucho volver a la rutina y esta sesión hizo que volver fuese más ameno y además nos motivó de cara al futuro. Por desgracia, en muchas ocasiones tenemos que escuchar que los pedagogos no tenemos futuro e incluso hay mucha gente que no sabe en qué consiste esta profesión.

El amplio abanico de posibilidades que se abrió ante nuestros ojos tras la exposición de las guías fue una dosis de energía para continuar esta travesía. Además, pudimos ver que el pedagogo no sólo puede trabajar en el ámbito social, que al menos yo era la parte que más conocía, sino que también puede actuar como diseñador de acciones formativas o intervenir en la inserción laboral.

La travesía estaba siendo increíble, visitando lugares que nunca habíamos visto y conociendo todo sobre ellos. La maleta cada vez pesaba más, se iba llenando de conocimiento.