Y colorín colorado...

Y colorín colorado...

Última actualización de en Carla Codeseda

Y como todo buen cuento este está llegando a su fin, aunque no sin antes decir, que, los años irán pasando y al echar la vista atrás, solo recordarás aquellas personas que realmente marcaron tu vida, a las que supiste entender y a las que se quedaron grabadas en tu mente: 1, 2, 4 o 10, pero son las únicas de las que te acordarás de su nombre, de su cara, de su personalidad… y eso mismo pasa con esta materia. Al finalizar, algunos conocimientos se fueron borrando y solo quedaron guardados aquellos que mejor entendimos, que fueron más fáciles de recordar, los que más interesantes te parecieron, pero igualmente todos estos hicieron de tu experiencia en esta etapa algo único, y para bien o para mal te sirven como aprendizaje y hacen de esta experiencia algo único, valioso y necesario para tu futuro.

Con el tiempo te das cuenta de lo necesario que es compartir piso con la gente adecuada y lo fácil que puede llegar a ser encontrarla si nos paramos a ver lo que nos rodea y nos implicamos un poco en hacer las cosas bien. Esto me paso con el Stellae, pues al principio mi relación con él era muy mala, pues no nos entendíamos, pero cambiando mi perspectiva de lo que este suponía y modificando mi forma de actuar, hizo que todo empezase a ir mejor y que lo que al principio podía ver como un enemigo, finalmente acabó convirtiéndose en uno más de mi pandilla (literalmente, está presente en casi todas nuestras conversaciones). Este también me ayudó a conocer la manera de pensar de otras personas y a ser transigente con la opinión de las demás personas, pudiendo entrar en debate, pero siempre desde el respecto, y esto lo consigues saliendo de tu zona de confort, de tu casa familiar y topándote con la realidad que te espera una vez vueles y vivas.

Y colorín colorado… otra materia se ha acabado.