Miguel

Eh eh eh eh eh eh... Lois, este no es mi vaso de Batman

Nuevo enfoque de la educación: constructivismo y alfabetización digital

Uno de los cambios más innovadores que plantea la tecnología educativa es la incorporar un sistema de aprendizaje de tipo constructivista que permite al alumno/a ser su propio constructor del conocimiento, de manera que muchos de los enfoques o ideas que se tienen del sistema de aprendizaje tradicional cambian, como el hecho de que el error no se castiga, sino que es entendido como elemento básico para que el alumno/a pueda aprender por sí mismo. Entonces si el papel del alumnado es aprender por si mismo, ¿dónde quedar la figura del profesor/a? El profesorado pasa a ser el distribuidor y canalizador del conocimiento, elaborando programas de aprendizaje y formación, como por ejemplo la webquest, para que el alumno/a pueda desarrollar autonomía a la hora de formarse; también es el encargado de enseñar y educar al alumnado en conocimientos, estrategias y actitudes ante este tipo de proceso educativo. Una de las competencias básicas es la de asesorar y guiar al alumnado en el proceso de aprendizaje, colaborando directamente con él, tanto a nivel individual como grupal. Para que esta situación sea posible ha de crearse un clima democrático en el aula, que permita tanto al alumnado como al profesorado expresar su opinión sobre su propio proceso de aprendizaje y enseñanza; con esto se fomenta la construcción de una actitud crítica que permita visualizar los pros y contras de lo que se está llevando a cabo, tanto a nivel personal como grupal.

Aprendizaje Cooperativo

El cambio del tipo de aprendizaje en el aula implica una nueva alfabetización que permita al alumnado sacar el máximo partido a las nuevas tecnologías, ya que éstas disponen de un vocabulario y maneras de trabajar propias, nunca vistas anteriormente, y que por lo tanto han de ser enseñadas por profesionales y aplicables y aprendidas por y para respectivamente a los alumnos/as.

Alfabetizaciones

 Estamos ante un fenómeno que requiere la actualización constante del conocimiento, ya que como sabemos el avance de la tecnología es rápido y los cambios que se producen son muy importantes. Esta actitud y aptitud es uno de los factores clave que se han de desarrollar en el aprendizaje constructivista vinculado a las TIC, porque permitirá al alumno/a estar en constante renovación y podrá sacar el máximo partido a las características de las que disponga su entorno, tratando de mejorar aquellos problemas o puntos débiles de las situaciones educativas con las que se encuentre. También se ha de adoptar una actitud responsable frente al uso de las TIC, enseñando estrategias de búsqueda de información fiables o a la hora de navegar por Internet de manera segura. Como se puede comprobar estas estrategias son aplicables a la vida cotidiana, de tal manera que los conocimientos, destrezas y actitudes aprendidos en el aula van más allá del centro educativo. Estas habilidades resultan muy útiles en nuestro día a día, y permiten ver y entender el proceso de enseñanza y aprendizaje más allá del ámbito escolar, demostrando que lo aprendido en el aula es conocimiento “útil”, cuestión que se ha criticado desde hace años al sistema educativo formal. Una última característica de este tipo de alfabetización es la posibilidad de incorporar aspectos, competencias y desarrollo de habilidades que hasta ahora no se habían planteado o podido poner en marcha, como fomentar el hábito de la escritura a través de los blogs.

Nativo digital