Las estaciones de mi propio tren.

La idea de denominar a mi portafolios “Las estaciones de mi propio tren” ha surgido de la reflexión desde mi primer día de clase hasta el último. En él mostraré de manera metafórica todo el trabajo realizado, así como a las conclusiones a las que he llegado después de este viaje. Pero sin enrollarme más, voy a empezar a relatar mi experiencia.

 

Este año 2012, para ser exactos el día 5 de Marzo me he convertido en una maquinista del tren denominado “Tecnología Educativa”, un tren nuevo para mí, diferente a los que estaba acostumbrada.

 

Yo sólo sabía que el tren se denominaba así, que mi puesto era el de maquinista y que en todo momento tenía una supervisora a mi lado.

 

Hoy día 8 de Junio, tengo que hacer una gran parada, recopilando en un informe todos los diversos documentos que he ido creando a lo largo de mi tiempo como maquinista en las diversas paradas que he ido realizando.

 

Como operaria que era, tenía en todo momento una supervisora, la cual me iba marcando las pautas, para que así no me descarrilase nunca de la vía, dándome ella la plena libertad de hacer las paradas que estimase oportunas, así como las estaciones en las que me quisiera parar.

 

Este viaje no ha empezado de la mejor forma posible, ya que nunca antes tuviera la oportunidad de ejercer como maquinista de este tren, pero a lo largo del viaje, he ido mejorando, no sólo con la ayuda de mi supervisora, sino también con la ayuda de los viajeros que se iban subiendo en él.

 

Este viaje, está lleno de anécdotas, experiencias vividas y sobre todo de mucho conocimiento aprendiendo de manera práctica y dinámica.

 

Todo esto, se fue recogiendo en las diversas paradas que ha realizado dicho tren, las cuales se pueden encontrar en las subcarpetas que muestro en el informe que os presento a continuación.

 

Las estaciones de mi propio tren