Navegación

No se han creado páginas aún

  • Páginas
  • Ana Groba
  • 1.6 El guía una herramienta fundamental: ¿Qué sería de un safari si lo realizase uno sólo? ¿Cómo...

1.6 El guía una herramienta fundamental: ¿Qué sería de un safari si lo realizase uno sólo? ¿Cómo conseguir el carné de guía oficial?

 

El guía una herramienta fundamental: ¿Qué sería de un safari si lo realizase uno sólo? ¿Cómo conseguir el carné de guía oficial?

 

guiasafaru.jpgPensar en realin safari uno sólo… sería casi  una idea descabellada sobre todo si se tratase de la primera vez. ¿Y si me pasa algo? ¿Se enterará alguien? ¿Y si no sé cómo reaccionar ante determinadas situaciones? La tranquilidad de contar con alguien que esté detrás, que contemos con sus conocimientos y experiencias, pero que nos deje experimentar sin atosigarnos, sólo el hecho de sentir que hay alguien <> deja a uno mucho más tranquilo.

 

 

 

El guía y los otros turistas hacen del viaje algo más apasionante si cabe. Y es que… ¿se podría explorar lo mismo uno sólo? Definitivamente no (¿Puede trabajar el asesor aislado? ¿Y el docente?). Una visita sin contar con todos los ingredientes no es lo mismo que una visita de forma solitaria, es necesario romper con esa soledad y esa cultura individualista (celularismo) que parece existir en los centros para caminar hacia una cultura colaborativa, (http://stellae.usc.es/red/blog/view/24042/maneras-de-entender-la-realidad-asesor-asesorados-y-el-muro-que-los-separa ) donde la Inteligencia colectiva tenga un lugar primordial:

  “[Cultura colaborativa] Es aquella que se halla repartida por todas partes, valorada y contrastada de manera continua, coordinada en tiempo real, que conduce a una movilización efectiva de las capacidades, cuyo objetivo primordial es el conocimiento y enriquecimiento mutuo de las personas.” (Del Arco, 2009)

 La cultura colaborativa puede sin lugar a dudas ofrecer mucho más en un safari donde se comparten experiencias y saberes. En un centro educativo sucede lo mismo, esta cultura de la colaboración permite que se combinen las fortalezas y las oportunidades de cada uno y del centro,  contrarrestando así las amenazas y debilidades, llegando a solventar las situaciones más difíciles.

 En este proceso de colaboración, el guía debería representar un papel fundamental, ser esa persona que te acompaña que, por supuesto, debería tener un conocimiento amplio (conocimiento inicial) no sólo sobre la historia de los animales (teoría), sino de cómo evitar un posible ataque (práctica), cómo llamar la atención de los animales para poder complacer a los turistas e incluso, una vez que se dedique a la realización de safaris indagar más sobre la zona en concreto (for. Permanente), ponerle nombres a alguno de los animales que aparezcan con frecuencia…

 

Es decir, es fundamental la formación permanente e inicial de la persona que nos acompaña en un centro educativo, una formación expresada en un lenguaje que tanto turistas y guía compartan (http://stellae.usc.es/red/blog/view/24042/maneras-de-entender-la-realidad-asesor-asesorados-y-el-muro-que-los-separa). Compartir e integrar visiones ,  tener un amplio conocimiento del área en el que nos movemos, renovar el conocimiento de “La África” más profunda (http://stellae.usc.es/red/blog/view/23409/saberes-con-fecha-de-caducidad-consumir-preferentemente-antes-de-lomce ) , permite sin lugar a dudas disfrutar del viaje de la educación con un sentimiento de apoyo y ayuda, que hace que este camino sin duda peligroso (puesto que nunca se sabe que es lo que realmente va a suceder con los animales) pueda tener al menos un apoyo, un mapa de ruta que les permita decidir dónde van, pero tomando decisiones apoyadas en herramientas.


En este sentido, creé hace algún tiempo, una entrada en el blog  http://stellae.usc.es/red/blog/view/24501/tenemos-armas-para-entrar-en-el-mundo-laboral .Esta entrada, pretendía reflejar la multitud de conocimientos que el asesor debía tener, conocimientos más allá de los contenidos teóricos a los que se hacen alusión y que son fundamentales, como puede ser el marco legislativo, técnicas de trabajo en grupo, estrategias de asesoramiento, modelos, conocimiento sobre la diversidad…

Pero más allá el curriculum de psicopedagogía, pedagogía o psicología, existen otras características:

Nos referimos a su competencia comunicativa (...) Se supone que el asesor ha de contribuir a crear un buen clima de aula como factor primordial para poder optimizar los procesos de enseñanza-aprendizaje y atender la diversidad del alumnado de forma positiva. Pero, para ello ¿qué formación inicial explícita recibe? ¿Qué competencias comunicativas puede desarrollar a partir de los contenidos curriculares del tronco común y obligatorio de la licenciatura de psicopedagogía?"

 

(Monereo y Pozo, 2005)

 Sin duda, un guía aparte de haber estudiado mucho la temática-contenido de las rutas, debe ser una persona extrovertida, que sepa comunicar y tratar a la gente, que sea cercana y amigable, que de confianza y seguridad… ¿no creéis que se trata de una figura muy parecida a la del asesor?.

 Y es que el guía-asesor es una “pastilla relajante”, es la vitamina y el pegamento, y el aliño en la ensalada (tal y como hice una descripción en mi blog, que me parece realmente acertada sobre la función del asesor y que podéis leer en este enlace:  http://stellae.usc.es/red/blog/view/22943/la-labor-del-asesor-el-alio-en-la-ensalada).

  El asesor es fundamental, aunque a veces se cuestiona su función… Yo si quisiera hacer un safari, un buen safari (educación de calidad) no prescindiría de una compañía tan fundamental.