Pablo Rivas Díaz

En tres palabras me definiría como una persona sociable, paciente y tenaz

Navegación

4.1. Esto puede ser debido a...

4.1. Esto puede ser debido a...

Última actualización de en Pablo Rivas Díaz

El problema de la imagen de la sociedad sobre los docentes puede venir causada por el choque entre la realidad y la construcción de la identidad profesional. Como dice Bolivar: “las expectativas, realidades, estereotipos y condiciones de trabajo, contribuyen a configurar el auto-concepto, la autoestima y la propia imagen social”.

Debemos tener en cuenta en todo momento el respeto que reciben los educadores por parte de la sociedad (en general) y de los estudiantes (en particular) debido a que dependerá sobre todo de estos últimos la dificultad para llevar a cabo cierto tipo de tareas.

Mientras que en la antigüedad el rol de los educadores estaba definido con claridad, hoy en día este rol ha ido cambiando y se ha ido degradando la valoración de los educadores, llegando a considerarse la profesión docente como una ocupación y alejándola en cierta forma de la denominación de “profesión” propiamente dicha.

A principios del siglo XX era todo un honor pertenecer al sistema educativo dado que otorgaba prestigio y respetabilidad, pudiendo así llegar a la autorrealización personal. Sin embargo, a día de hoy, ser docente es un trabajo de “alto riesgo” a causa de: sobrecarga de tareas, bajo reconocimiento, incertidumbre respecto a sus funciones, impotencia…

En los últimos tiempos la sociedad critica con frecuencia a los educadores debido a que a través de los medios de comunicación las únicas imágenes que suelen aparecer transmiten aspectos negativos de la realidad de la enseñanza y de la actuación de los profesores/as. De esta manera no se valora a los maestros y se les subestima. Raramente se informa de lo positivo.

A causa de todo esto, la identidad profesional del docente entra en crisis y en muchos países se comienza a observar una alta deserción y una difícil y ardua tarea de reclutar docentes.

Sin embargo, autores como Hargreaves siguen ensalzando la labor docente, considera que los docentes son “capaces de desarrollar en las personas habilidades y capacidades necesarias para sobrevivir en la sociedad del conocimiento”.