3.1 Escenarios.

3.1 Escenarios.

Última actualización de en María Pasarín López

ASESORAMIENTO EN EDUCACIÓN: ESCENARIOS.

El asesoramiento escolar en la actualidad está presente en diferentes ámbitos, desde la inspección a la innovación educativa, pasando por la formación permanente, la organización o la orientación escolar (Rodríguez Romero, 1996).  

Rodríguez Romero señala una serie de escenarios del asesoramiento en educación:

  • La formación permanente del profesorado.
  • Inspección educativa.
  • Orientación escolar.
  • Innovación educativa.

 

  • LA FORMACIÓN PERMANENTE DEL PROFESORADO:

Como hemos venido viendo, el asesoramiento psicopedagógico en educación se dirige en todo momento hacia la mejora escolar, vinculada ésta tanto al desarrollo del currículum como  a la formación permanente del profesorado. Se hacen necesarias profesoras y profesores que se adapten a las necesidades del alumnado, y para ello es indispensable la formación permanente y continua de estos/as profesionales en aras a una mejora educativa.

Sin embargo, existen ciertas limitaciones a la hora de conocer hasta qué punto hablamos de formación y hasta qué punto lo hacemos de asesoramiento, y es que como ya he mencionado en uno de los documentos subidos al blog de esta materia, no toda intervención con profesores/as pude ser entendida como asesoría, así Hernández (1992) entiende que “una intervención episódica realizada por un experto en el marco de un curso en donde no se ha consensuado con los profesores el contenido de la tarea y donde existe una relación de poder totalmente jerarquizada y determinada por el conocimiento, no se puede catalogar como asesoría pues no asume un mínimo de características que definirían tanto a la tarea asesora como a las personas que la desempeñan como asesores/as. Sin embargo, sí se puede afirmar que toda tarea asesora tiene un componente formativo”

Rodríguez Romero señala en 1996 una serie de rasgos distintivos de la formación permanente y el desarrollo profesional a la hora de poner esto en relación con la práctica asesora:

 “a) Los contenidos responden a necesidades y problemas de la actividad profesional de los participantes y son seleccionados por su relevancia para la mejora de la práctica de la enseñanza.- No son contenidos impuestos por una persona externa, sino que nacen de las propias necesidades de estos profesionales.-

b) Prima la orientación hacia la reflexión, como nexo de unión entre la teoría y la práctica, y resulta clave el aprendizaje de procedimientos de descripción e interpretación del quehacer diario, ya sea desde la perspectiva de la acción en el aula, el análisis biográfico o autobiográfico, la caracterización del conocimiento práctico, el análisis de casos o la realización de diarios y ensayos. -Se favorece el análisis de la propia práctica docente, lo que conlleva la reflexión y valoración de la misma.-

c) El foco de formación suele ser un grupo de profesores que comparten un contexto de trabajo o toda una escuela, de modo que los aspectos organizativos cobran especial protagonismo.

d) Los agentes que lo hacen suelen estar en acciones colaborativas donde prima la colegialidad (Lieberman, 1986, 1988). Docentes trabajando con docentes es una opción que se potencia (Little, 1988).- Se enfatiza la colaboración entre profesionales que promueva la reflexión grupal, así como una visión interdisciplinar de los problemas para encontrar respuesta a los interrogantes que se plantean.-

e) El proceso de formación se suele realizar en el lugar de trabajo de los participantes, de forma que la escuela es un escenario privilegiado para el perfeccionamiento. La formación se considera una actividad intensa y continua que debe involucrarse en la propia dinámica de trabajo de la institución”.- Se centran en el centro educativo como unidad de cambio.-

La figura del asesor y de la asesora aparece ligada a estas tareas de formación, y aunque a día de hoy en nuestra Comunidad Autónoma cuente el profesorado con distintas modalidades formativas para estos profesionales, vistas todas ellas con detalle me parece interesante señalar que las que más interés presentan son aquellas que se centran en el centro educativo como unidad de cambio, en las que la función del asesor/a jugará un papel destacado de ayuda y de apoyo en este proceso: seminarios permanentes, grupos de trabajo, proyectos de investig

ación e innovación educativa o los proyectos de formación en centros, y es que la formación continuada del profesorado debe darse en su propio contexto de trabajo a través de la reflexión de sus prácticas así como con el intercambio de opiniones con otros profesionales con el objetivo de mejorar su propia práctica educativa.

Estas modalidades, permiten un autodiagnóstico de las necesidades de los propios docentes, las cuales en muchas ocasiones son compartidas, por lo que el intercambio de ideas y opiniones juega un papel muy provechoso, además supone centrarse en necesidades reales con su consecuente puesta en práctica. Todas ellas parten de la necesidad y de los beneficios que tiene el trabajo en grupo de forma igualitaria en un contexto de colaboración, en el que cobra importancia tanto la reflexión como la puesta en marcha de nuevas iniciativas.

Las modalidades de formación del profesorado en ejercicio..pdf

  • LA INSPECCIÓN EDUCATIVA

Desde la Inspección Educativa, dos de las funciones que a la misma se le asignan son el asesoramiento y el control, no teniendo porque ser ambas contradictorias.

Ocurre que muchas veces con frecuencia que exista entre los profesionales docentes una cierta tensión a la hora de entender las funciones de la inspección educativa. La ven como un organismo de control y de mando al que se tienen que enfrentar en un determinado momento, una prueba que se tiene que superar, no encuentran relación entre ésta y la función asesora que de la misma se deriva, tampoco entienden así mismo la delimitación de estas funciones con las de otros servicios externos que se han creado en un marco de tiempo relativamente reciente.

Además, la forma en la que ésta está jerarquizada entre profesionales que denotan distinto estatus, la aleja de uno de los principios del asesoramiento, los profesores no se sienten cómodos con la presencia de estos agentes en el centro, no los ven como una posibilidad de mejora de su propia práctica educativa, sino como supervisores.

  • INNOVACIÓN ESCOLAR
 

 "La innovación educativa es un proceso de legitimación y optimización de la cultura educativa, los resultados de la educación y las estrategias necesarias para transformar cualitativamente la formación de los sujetos insertos en el sistema escolar"(Medina 1990).

En línea de Bonals y Sánchez Cano (2007) una educación de calidad pasa sin duda por llevar a término una amplia y profunda innovación educativa.

Se identifica el papel del asesor/a como el de un agente de cambio que debe ayudar a la implantación de innovaciones educativas y dirigirse así a la mejora de la escuela. Su actuación no se debe limitar al mantenimiento de situaciones, sino a impulsar y promover procesos de cambio que permitan dar respuesta a situaciones no satisfactorias.

Las innovaciones que se deben apoyar en los centros escolares son aquellas que buscan la institucionalización del cambio, lo entienden como una mejora y lo orientan a producir trasformaciones reales que tengan repercusión en los procesos de enseñanza- aprendizaje. Los distintos actores que trabajen en estos procesos (tanto asesores/as como el resto de profesionales) deben hacerlo conjuntamente en un contexto colaborativo, de dinamización, participación y compromiso ético. Se trata de trabajar “con” en lugar de intervenir “sobre”.

Así, el papel del asesoramiento estará bien desempeñado y se irá consolidando en la medida en que los centros sean cada vez más autónomos para ser ellos mismos quienes lleven a cabo  innovaciones propias y que los profesores sean los protagonistas de propuestas de mejora.

Aunque si bien todo esto es cierto, hemos de matizar que este proceso no se trata de un procedimiento simple y de fácil puesta en práctica, sino que es muy complejo y admite múltiples interpretaciones.

 

  • ORIENTACIÓN ESCOLAR

Asesoramiento y orientación constituyen dos prácticas emparentadas en sus más valiosas metas que son la ayuda y el apoyo al sistema educativo.

Sin título.jpg

Aparte de este tipo de asesoramiento interno que se puede dar en el contexto educativo, podemos encontrarnos con  asesoramiento externo. Así como veremos un poco más abajo, en función de la ubicación del asesor/a con respecto al centro podemos hablar de asesoramiento interno o externo al mismo.En nuestra Comunidad Autónoma la orientación se desarrolla en los centros educativos y entre sus funciones se encuentra el asesoramiento, tal y como aparece regulado en el Decreto 120/ 1998, del 23 de abril, por el que se regula la orientación educativa y profesional en la Comunidad Autónoma de Galicia. Desde el departamento de orientación, el orientador/a como asesor/a interno/a deberá llevar a cabo la tarea de asesoramiento.

Una de la principales misiones del orientador/a en su vertiente asesora es la de diseñar intencionalmente escenarios y situaciones sociales que supongan iniciar procesos de mejora a la innovación educativa en el contexto de cada centro.

 Dado que nuestro objetivo es dirigirnos a una escuela de mayor calidad, hemos de tener en cuenta que uno de los aspectos al que esta hace referencia es el de la inclusión. Planteamientos inclusivos suponen sacar a la luz barreras al aprendizaje y a la participación que pueden darse tanto en los centros escolares como en sus procesos de (planificación, organización y funcionamiento), así como en las prácticas del profesorado.

Estas barreras de las que vengo hablando es necesario ir poco a poco aboliéndolas y será, precisamente tarea de los orientadores/as el intentar llevar a cabo esta labor a través de la función asesora.

Más allá de la teoría el asesor/a ha de contribuir a cambiar lo que se hace y está mal hecho y tratar, si es preciso, de a cambiar los contextos de prácticas que se generaron y que son habituales pero no adecuados. Se trata de crear un conjunto de actores implicados en el proceso educativo, y para ello son importantes cuestiones como los procesos de adaptación del currículum así como prestar apoyos a los alumnos que lo necesiten y que suponen procesos y prácticas en las que los orientadores están directamente implicados.