3.6 Ubicación del asesor/a con respecto al centro educativo.

EL ASESORAMIENTO Y LA UBICACIÓN DEL ASESOR/A CON RESPECTO AL CENTRO EDUCATIVO.

Hemos hablado ya de los orientadores/as como asesores/as internos en los centros educativos, sin embargo, en función de la ubicación que ocupe el asesor/a con respecto al centro podemos hablar de distintos  tipos de asesoramiento educativo, así encontramos los siguientes: asesoramiento interno, asesoramiento externo y asesoramiento interno – externo.

  • Asesoramiento interno. El asesor/a trabaja siempre dentro de la misma institución y depende orgánica y administrativamente de ella. Se encuadrarían dentro del mismo:
    • Tutores.
    • Profesores.
    • Especialistas varios (Pedagogía Terapéutica, Audición y Lenguaje)
    • El Equipo Directivo: Director, Secretario y Jefe de estudios.
    • Órganos colegiados: Consejo escolar, Comisión de Coordinación Pedagógica, Claustro, Departamentos Didácticos, Equipos de Ciclo.
    • Departamento de Orientación.
    • AMPAS

 

  • Asesoramiento externo. No existe dependencia respecto a dicha institución, y acude al centro para responder a una demanda puntual y concreta del mismo. Conforman el asesoramiento externo:
    • La Administración Educativa a través de los servicios de apoyo: Servicio de Inspección, Centros de Profesores y Recursos, Equipos Específicos de Apoyo, Equipos psicopedagógicos.
    • Otras administraciones: Servicios Sociales, Servicios de Psiquiatría Infantil, Servicios Culturales, Deportivos y de Ocio…
    • Asesoramiento interno – externo. Es el profesional que trabaja periódicamente en una institución determinada pero sin que exista dependencia administrativa. Puede responder a las características de un trabajo por programas en el que en colaboración con los miembros del centro intervienen otros ajenos a él para dar respuesta a determinadas necesidades. Un ejemplo se da cuando profesionales externos e internos a la institución trabajan en red.

Aunque las distintas funciones de unos u otros agentes queden así encuadradas en uno u otro tipo de asesoramiento, son la colaboración, la coordinación y el trabajo cooperativo entre los agentes internos y externos aspectos fundamentales, y es que lo ideal es que los agentes internos continúen teniendo el control sobre su propio proyecto pero abriéndose y presentándose predispuestos a que los agentes externos aporten sus conocimientos y habilidades para desarrollar el mismo de forma exitosa ante situaciones escolares que supongan un reto para los primeros. Así es muy interesante que el asesor/a interno/a esté dispuesto a colaborar con el resto de asesores.

Cobra importancia el asesoramiento colaborativo que enfatiza la responsabilidad compartida entre los distintos protagonistas de la tarea. Los consultantes tienen una oportunidad así de interiorizar el análisis compartido, los planes elaborados, las condiciones de implantación y en definitiva pueden aumentar su competencia y autonomía en la resolución de problemas.

Las ventajas del asesoramiento colaborativo residen en que éste promueve el aprendizaje de todos los implicados y la autonomía de los asesorados/as con respecto de los asesores/as. Es su competencia en el conocimiento y análisis pedagógico  el que le permite colaborar con otros profesionales quienes a su vez poseen también su propio conocimiento. Se hace necesaria la ceración de un “contexto de colaboración”.