4. 2ª Parada. Berlín.

Tras nuestra primera visita al país Italiano, a sus monumentos, esculturas, a sus calles y sus gentes, nos volvemos a subir al tren para desembarcar en…. Berlín!

image

Como en el país anterior, también hay una razón que me ha llevado a elegir Alemania y, concretamente, su capital Berlín, como la siguiente parada. Este motivo, se relaciona al igual que el anterior, con la percepción que yo tengo sobre este país.  A diferencia de Italia, al pensar en Berlín, me viene a la cabeza también la historia de éste país pero sobre ésta, me sobrevienen palabras como esfuerzo, transformación, cambio… Sin embargo, antes de relacionar estas palabras con lo dado en asesoramiento, voy a exponer aquí una parte de la historia de Berlín, concretamente del muro, pues, como os dije antes, no se puede ver un país, sin conocer antes una parte de éste y en este caso, una parte tan importante que marcó la vida de todas las personas en ese momento y aún ahora.

La construcción del muro de Berlín

Entre 1949 y 1961, alrededor de 2,7 millones de personas habían abandonado la RDA y Berlín Oriental:  la mitad de esa corriente migratoria estaba compuesta por gente joven de menos de 25 años y esto suponía un gran problema para la dirección de la SED. Alrededor de medio millón de personas pasaban cada día la frontera en ambas direcciones. Solamente en el año 1960, cerca  de 200.000 personas se mudaron de forma definitiva al Oeste. La RDA se encontraba al borde del colapso social y económico.

La RDA comenzó a darse cuenta de la pérdida de población que sufría (especialmente de altos perfiles) y, la noche del 12 de agosto de 1961, decidió levantar un muro provisional y cerrar 69 puntos de control, dejando abiertos sólo 12. Aunque la propaganda socialista justificó la construcción como una defensa contra el imperialismo del oeste, un "muro de protección antifascista"; en realidad, se levantó para evitar la fuga constante de ciudadanos del Berlín este hacia el oeste.

Así, A la mañana siguiente, se había colocado una alambrada provisional de 155 kilómetros que separaba las dos partes de Berlín. Los medios de transporte se vieron interrumpidos y ninguno podía cruzar de una parte a otra.

Durante los días siguientes, comenzó la construcción de un muro de ladrillo y las personas cuyas casas estaban en la línea de construcción fueron desalojadas.

Con el paso de los años, hubo muchos intentos de escape, los métodos fueron infinitos, por tierra, mar y aire, escondidos en coches, en barcos de recreo, a través de túneles; y no pocos tuvieron éxito en el empeño, pero a otros les costó la vida. Por esta razón, con el paso del tiempo, el muro se fue haciendo más sofisticado e inexpugnable, por lo que el precio para ayudar a traspasarlo fue subiendo, el muro fue ampliándose hasta límites insospechados para aumentar su seguridad.

El Muro de Berlín acabó por convertirse en una pared de hormigón de entre 3,5 y 4 metros de altura, con un interior formado por cables de acero para aumentar su resistencia. En la parte superior colocaron una superficie semiesférica para que nadie pudiera agarrarse a ella.

Acompañando al muro, se creó la llamada "franja de la muerte", formada por un foso, una alambrada, una carretera por la que circulaban constantemente vehículos militares, sistemas de alarma, armas automáticas, torres de vigilancia y patrullas acompañadas por perros las 24 horas del día. Tratar de escapar era similar a jugar a la ruleta rusa con el depósito cargado de balas. Aun así, fueron muchos los que lo intentaron.

Potsdamer Platz

En 1975, 43 kilómetros del muro estaban acompañados de las medidas de seguridad de la franja de la muerte, y el resto estaba protegido por vallas.

Entre 1961 y 1989 más de 5.000 personas trataron de cruzar el muro y más de 3.000 fueron detenidas. Alrededor de 100 personas murieron en el intento, la última de ellas el 5 de febrero de 1989.

La caída del muro de Berlín

La caída del muro vino motivada por la apertura de fronteras entre Austria y Hungría en mayo de 1989, ya que cada vez más alemanes viajaban a Hungría para pedir asilo en las distintas embajadas de la República Federal Alemana. Este hecho, motivó enormes manifestaciones en Alexanderplatz que llevaron a que, el 9 de noviembre de 1989 el gobierno de la RDA afirmara que el paso hacia el oeste estaba permitido.

Ese mismo día, miles de personas se agolparon en los puntos de control para poder cruzar al otro lado y nadie pudo detenerlos, de forma que se produjo un éxodo masivo.

Al día siguiente, se abrieron las primeras brechas en el muro y comenzó la cuenta atrás para el final de sus días.

Una vez liberados, familias y amigos pudieron volver a verse después de 28 años de separación forzosa.

La caída del muro de Berlín supuso un punto de inflexión en la vida de los berlineses, permitió un nuevo comienzo y un nuevo contexto en el cual Alemania se reunificó pudiendo volar y vivir de una manera  que durante 28 años se vieron privadas.

image


Como dije en el principio de la entrada, al pensar en Berlín, más allá de remitirme a la barbarie que se cometió, pienso en la superación y fuerza del pueblo alemán a la vez que me vienen palabras como transformación y cambio. Relacionándolo con el asesoramiento, bien sabemos que lo que se pretende a través de este es alcanzar una transformación o cambio para la mejora de las instituciones educativos a través de los diferentes agentes que forman parte de ella. Así, el/la asesor/a tiene entre sus funciones, el actuar de facilitador o promotor de la transformación o bien, prevenir y actuar sobre problemas que se vayan presentando. Sin embargo, el asesor/a tiene como fin último el desaparecer, es decir, tiene que ser capaz de llevar a cabo el emponderamiento de las personas, de manera que lleguen a actuar de forma autónoma, sin precisar la ayuda de nadie.

Añado aqui el enlace a un debate tenido con compañeros son el asesor como un facilitador

http://stellae.usc.es/red/blog/view/22276/-que-percepciones-tenemos-sobre-el-asesoramiento


Y hablando de puntos de inflexión, desde mi punto de vista, en el conjunto de las sesiones de clase que hemos tenido, una podría considerarla como el punto de inflexión en la materia. Ésta fue la sesión en la que se llevó a cabo la técnica de la pecera o los tres círculos donde se trató el texto de Domingo Segovia, “comprender y redireccionar la práctica de la asesoría” pues fue a partir de esta donde todo lo que habíamos tratado acerca de asesoramiento adquirió sentido. Se trató la práctica del asesoramiento desde muy diversas perspectivas, tocando muchos de los puntos imprescindibles para la comprensión completa de esta práctica y, no sólo eso, sino que fue explicado a través de varias compañeras que exponían también su punto de vista y opinión acerca de lo que habían tratado en el texto. 

 

 

Técnica de la cebolla o técnica de los tres círculos

Expongo también a continuación, un documento con las ideas y reflexiones que me surgieron a lo largo de la sesión de la técnica de los tres círculos. En él trato aspectos como la peligrosidad de la neutralidad, la necesidad de una vertebración y colaboración en los objetivos a perseguir por las instituciones educativas...Como en Berlín, El ámbito educativo se caracteriza por ser un mundo complejo de significados con interpretaciones diversas y en ocasiones enfrentadas ya que conviven una gran cantidad de personas de diversas ideologías, con un conjunto de valores y principios diversos y que pueden resultar, en algunos momentos, contrarios. Lo que tiene como consecuencia, la división de la institución ( como ocurrió con Alemania) teniendo como consecuencia conflictos y problemáticas que desequilibren el clima de un centro. A razón de esto, es necesario que las personas que forman parte de la comunidad educativa se unan creando redes de apoyo.

 

Reflexión sobre la sesión de clase del día 31 de octubre


Y para llegar a alcanzar esa mejora de las instituciones  ( y de todo lo que encontramos dentro de ella) que se pretende a través de la práctica del asesoramiento, me parece oportuno añadir aqui la entrada que realicé sobre las comunidades de aprendizaje. Este se trata de un ejemplo perfecto de cómo sanear una institución educativa a través de la colaboración, la comprensión y el esfuerzo de todas las personas implicadas en el proceso.  Se hace referencia a éstas también en el documento del día 31 de octubre. 

http://stellae.usc.es/red/blog/view/23400/creacin-de-una-comunidad-de-aprendizaje

Nos vemos en el siguiente destino....