b) Determinamos el rumbo

b) Determinamos el rumbo

Última actualización de en Hara

El rumbo es algo imprescindible que debemos conocer para ir de un lugar a otro. Es la dirección en la que navegamos y, para ello, antes se empleaba la carta marina (un mapa con dos elementos característicos: la Rosa de los Vientos y la Escala de Millas), desde la cual se situaba el rumbo de un barco, se calculaba el rumbo entre dos puntos, etc.

La Rosa de los Vientos

También nosotros necesitamos conocer el rumbo del contenido de la materia que nos ocupa. En este punto, que hablamos de la orientación y del asesoramiento, de sus semejanzas y sus diferencias, de sus modelos,... ¿Hacia dónde van? ¿Siguen el rumbo óptimo? Cuando se nos presenta una situación sobre la que hay que actuar ¿Hay un rumbo o modelo marcado? ¿Podemos seguir varios para complementar la intervención? Ahora tenemos claro que cada caso, al igual que cada travesía, son distintos y no existe un modelo puro, un rumbo marcado para cada uno de ellos.

Nuestra Rosa de los Vientos para guiar todas estas cuestiones probablemente fue la técnica de acuario o cáscara de cebolla, en la que todos, con tres papeles diferenciados, intervenimos con el fin de clarificar la puesta en práctica del asesoramiento en los centros educativos, sus luces y sombras, profundizando en el conocimiento de los distintos vientos que mueven el sistema educativo, lo que nos puede ayudar a tomar un rumbo determinado.

 

"El que hubiere de navegar ha de saber dos cosas, las cuales le muestra la carta. La una es por qué viento ha de caminar y esta le enseñará los rumbos. La otra es las leguas de la distancia."

Martín Cortés