5ª Etapa (León): Huellas en el camino

5ª Etapa (León): Huellas en el camino

 De Burgos a León, hemos tenido tiempo a reflexionar sobre la importancia que tienen los caminos en nuestro viaje y nuestra vida en general.

Son muchas las personas que conocemos a lo largo de nuestras vidas: a algunas las vemos habitualmente, otras muy de vez en cuando y a otras tantas, desgraciadamente, no las  volveremos a ver.  Unas van pero otras viene y todas dejan huella en nuestras vidas.

A lo largo de nuestro Camino, nos encontraremos con numerosas huellas en la tierra. Lo sabio será analizarlas, seguirlas con perspicacia y estar receptivos a todo aquello que nos depararen... 

      index.jpg

Pues bien, en esta nueva etapa, analizaremos profundamente las huellas de dos caminos que convergen en numerosos puntos: el asesoramiento y  la orientación y no vemos mejor forma de hacerlo que indagando en aquello que sirve como soporte y fundamento de ambas prácticas: el modelo o modelos epistemológicos en los que se asientan.

            Basándonos en la propuesta de Rivas (1985, 1995)  entendemos por modelo de orientación una descripción simplificada de los procesos y decisiones que intervienen en la evaluación e intervención psicopedagógica” No obstante, no existe un modelo de orientación único y valedero, sino  muchos y variados. Se trata entonces de ver la orientación desde distintas perspectivas.

En primer lugar, nos encontramos con las huellas de 3 grandes modelos de orientación (extraídos de Pardo, J. y Tobío, A. 1995 y Manuel Montanero 2008): El modelo psicométrico, el modelo psicopedagógico y el modelo socio-psicopedagógico.

El primero, adopta un enfoque reactivo, y es considerado como “la forma predominante de intervención psicológica en la escuela” y tiene  como objetivos: conocer las capacidades y aptitudes de los escolares con el fin de “orientarlos”;  y diagnosticar  a los “deficientes” para posteriormente, elaborar programas y tomar decisiones al margen del currículum  escolar.

El segundo, desde un enfoque colaborativo e interdisciplinar, “establece una estrecha relación entre el marco curricular y la intervención psicopedagógica, incorporando las variables contextuales” -sobre todo aquellas que se refieran a la planificación y actuación de los profesores y a la organización escolar- al análisis previo a la intervención. Y por último, el socio-psicopedagógico,  desde un enfoque colaborativo y comunitario, se distingue del anterior tan solo en el alcance de su intervención ya que  “exige reconocer y comprender las relaciones que la escuela tiene con la comunidad y con el entorno social donde está enclavada”  

Por otra parte, otros autores, reflejan esta realidad con otra clasificación. Así Nieto (1996) habla y agrupa los modelos de asesoramiento en: modelos de intervención, de facilitación y colaboración.

En el primero, el papel protagonista lo desempeña el asesor/a, que diagnostica, interpreta y define la realidad en la que el asesorado/a se encuentra, para llevar a cabo las acciones dirigidas a la solución de “problemas”. En el segundo modelo, el asesoramiento se centra en la parte asesorada, siendo el papel del asesor/a el de ofrecer ayuda para que esta parte, por sí sola, diagnostique su “problema” y llegue a la solución del mismo.  Finalmente, en el modelo de colaboración, el asesoramiento educativo está basado en la interdependencia de ambas partes (asesor/a y asesorado): La toma de decisiones para la resolución de las problemáticas es de manera consensual y éstas son ejercidas en igualdad de estatus, condiciones y responsabilidad compartida.

Finalmente y aclarando el lugar que tiene asesoramiento dentro de los modelos de orientación, seguimos las huellas que ha dejado Bisquerra (2003) cuando dice que entiende los modelos de asesoramiento como formas de intervención básicas que se encuadran y recogen dentro de tres grandes concepciones (clínico, psicopedagógico y socio-psicopedagógico). Además de ello, distingue otros tres modelos de intervención que son básicos en orientación y que se llevan a cabo en asesoramiento: clínico, consulta y programas

 

 

Modelos de intervención

Básicas

Clínico          

Programas

Consulta

Mixtos

Modelos aplicados resultantes de una combinación de modelos básicos:

-El modelo psicopedagógico

-Sociopsicopedagógico (en su extensión)

 (Bisquerra y Álvarez, 1998).

 

En esta etapa, pudimos comprobar cómo no hay una única manera de entender una realidad ni de enfrentarse a ella. De hecho, las exigencias de la misma ponen en juego la elección de uno o de otro modelo al igual que de uno y otro camino. Quizá el mejor asesoramiento consiste en indagar, analizar y reflexionar y en hacer una buena elección.