10ª Etapa (Palas de Rei): Llegando a Santiago, hemos de sacar nuestros prismáticos y observar a nuestro alrededor.

 10ª Etapa (Palas de Rei): Llegando a Santiago, hemos de sacar nuestros prismáticos y observar a nuestro alrededor.


Llegados ya casi al final de esta aventura, hemos de sacar nuestros prismáticos y observar con atención todo aquello que está pasando a nuestro alrededor. Seguramente, las cosas que veamos no nos van a gustar nada y es que la época en la que nos encontramos está marcada por la política de derecha, la corrupción y el malestar.

Nosotros, como buenos conocedores del camino, debemos de ir  más allá de todo esto. No nos debemos dejar llevar por la información que actualmente nos llega  “manipulada”  de los medios de comunicación  y deberemos luchar unidos por llegar al fondo de este asunto.

Estos días hemos podido ver cómo se han endurecido las condiciones laborales del profesorado, cómo maestras se ven obligadas a acudir a clase con enfermedades graves; cómo docentes especialistas han de repartirse entre seis o siete colegios; cómo las prejubilaciones se han incrementado  y las substituciones reducido; o cómo el gobierno trata de hacer callar al pueblo y echar abajo la libertad de cátedra y de expresión.

Paralelamente, las aulas están masificadas,  el docente sobreexplotado, la atención a la diversidad está siendo limitada y por si fuera poco, muchas familias no tienen dinero para comprar material escolar o enviar a sus hijos a la universidad. Además es gobierno ya está elaborando un nuevo borrador de la LOMCE, que supondrá entre otras “atrocidades” las siguientes: las elecciones tempranas de itinerarios y vías educativas; las múltiples reválidas; la reducción de materias optativas;  la eliminación de la materia Educación para la Ciudadanía; la substitución del PCPI por la FP básica o la centralización de decisiones. Es duro pero cierto, ésta es la situación en la que se encuentra nuestra educación.

Lo cierto es, que esta misma situación, es la que está generando junto al escaso apoyo y reconocimiento social del docente, una nebulosa de malestar generalizado que cada vez más se está acrecentando. Y nosotros conocedores del camino y futuros asesores/as de centros y profesores tendremos una gran responsabilidad en la tarea de  acabar con este malestar.

En este sentido, hemos de ayudar y apoyar al profesorado desde una posición de amigo crítico y colaborador, escuchándolo y ofreciéndole las herramientas y los instrumentos necesarios para que por sí solo llegue a deshacerse de ese malestar que le corroe. Sólo así conseguiremos despertar en él la resiliencia pretendida, que  lo convertirá en una mejor persona y lo capacitará para afrontar por si mismo cualquier situación de malestar que se le presente. Se trata entonces de enseñar a levantarse de la adversidad y de afrontar obstáculos y  retos que nos vayan apareciendo.

Por tanto, futuros asesores y asesoras del bienestar educativo, hemos de luchar por un proyecto común en el que se genere una colaboración y una participación compartidas entre todos los miembros de la comunidad educativa, y  en el que exista una confianza y un compromiso real y efectivo que lleve al centro educativo hacia el bienestar pretendido.

 

                                                         67864-peregrinos_camino_de_Santiago_large.jpg