6. QUINTO PÉTALO. La práctica asesora y una posible redirección de la misma.

QUINTO PÉTALO. La práctica asesora y una posible redireccióPétalo de rosan de la misma. 



 

    En este punto podemos afirmar que ya poseemos una idea más clara de lo que es el asesoramiento y la figura del asesor/a, pues hemos definido el asesoramiento, comentado cuáles eran las funciones y herramientas de los/las asesores/as, hemos hablado de ciertas cualidades personales que convendría poseer para construir la identidad de asesor/a, nos hemos detenido en las diferencias entre el Asesoramiento y la Orientación, incluso hemos visto que el asesoramiento podría ser una actividad a realizar dentro de la propia Orientación como habíamos recogido de la legislación reguladora de la actividad orientadora, nos acercamos de una forma más real a la práctica asesora en un centro de Secundaria y comentamos los modelos de Orientación y los Modelos de Asesoramiento, haciendo referencia a sus aspectos comunes y coincidencias.

     Ahora, después de toda esta información, nos encontramos en un punto en el que conviene preguntarse cuál es la situación de la actividad asesora, cómo se está realizando y qué propuestas puede haber hacia el cambio de enfoque de esta actividad, estas razones son las que me han llevado a dedicar esta página a aquellos artículos en los que se nos presenta una reconstrucción y redirección de la práctica asesora, principalmente el artículo de Jesús Domingo Segovia, titulado “Comprender y redireccionar las prácticas de asesoría” y el artículo de Lourdes Montero y Mª Dolores Sanz Lobo, titulado “Entre la realidad y el deseo”.

    La introducción de estas lecturas surgieron a partir de la propuesta de la técnica de acuario o de cáscara de cebolla por Lourdes en la sesión del 24 de octubre. Esta técnica sería empleada con la lectura del artículo de Jesús Domingo Segovia: “Comprender y redireccionar las prácticas de asesoría”, del año 2010; y consistiría en la formación de tres capas, una de ellas, la interior, estaría representada por cuatro personas que comentarían de forma dialogada los contenidos del artículo, la siguiente estaría formada por tres personas que actuarían a modo de observadores/as, y finalmente, la tercera capa estaría conformada por el resto del grupo, también como observadores/as y con la posibilidad de intervenir una vez escuchado el diálogo y a las observadoras de la segunda capa.

    En esta misma sesión fue propuesta la lectura del artículo titulado “Entre la realidad y el deseo” de Lourdes Montero y Mª Dolores Sanz Lobo.

   Incluyo la sesión del 24 de octubre:

Sesión del 24 de octubre del 2012

(Marta Vázquez Torre, 24 de octubre de 2012)

    Después de esta pequeña intervención comienzo con la exposición de las ideas recopiladas del artículo de Jesús Domingo Segovia en relación con el camino que ha de seguir el asesoramiento para convertirse en una actividad dirigida al cambio y a la mejora:

-  La escuela no puede asumir sola el reto de mejora, necesita de: liderazgo, apoyo y asesoría.

-  Las funciones de los/las profesionales de apoyo y equipos han de reconstruirse hacia opciones más cercanas.

- El cambio es más fácil de generar a través de servicios de apoyo integrados que actúen bajo modelos constructivistas y colaborativos.

-  Las estrategias empleadas han de adaptarse a las circunstancias de los centros educativos.

-  Los modelos deben funcionar como variantes estratégicas, no como modelos puros de acción.

- Propone el inicio del asesor/a como colega técnico (experto) para virar hacia posiciones de asesoría crítica y centrarse finalmente en un programa de autorrevisión y mejora.

-  Es preciso convertir a las escuelas en comunidades de aprendizaje.

-  El liderazgo debe presentarse de una forma democratizada.

-  La acción debe estar basada en la colaboración de profesores/as y comunidad.

-  Se “trabaja con”, no se “interviene en”.

-   El cambio debe situarse en el centro, aula y docente.

-   El grupo debe ser el que conquiste la claridad, lo que ayudará a conformar un compromiso compartido.

-   El debate y el consenso se convierten en elementos básicos para la transformación.

-   Empoderamiento del equipo docente, facilitando su capacitación.

-   Comunicación crítica y asesoramiento dialógico.

-   El/la asesor/a se convierte en el/la acompañante crítico/a en los procesos de mejora.

      Incluyo el documento en el que había seleccionado las opiniones fundamentales del autor por presentarse más completas que en el esbozo que anteriormente he presentado:

Ideas fundamentales del texto de Jesús Domingo Segovia

(Marta Vázquez Torre, 31 de octubre de 2012)

     Añado también la sesión del 31 de octubre, día en el que pusimos en práctica la técnica de acuario o de cáscara de cebolla. En este archivo indico cómo se fue sucediendo la sesión  y cuáles fueron las opiniones más salientables surgidas en aquel momento:

Diario de campo. Sesión del 31 de octubre

(Marta Vázquez Torre, 31 de octubre de 2012)

    En cuanto a las ideas principales en relación con la reconstrucción del asesoramiento en el artículo “Entre la realidad y el deseo”, expongo las siguientes:

- La colaboración, el trabajo en red y la dinamización de proyectos de innovación deben convertirse en los ejes fundamentales del asesoramiento psicopedagógico en un centro educativo.

- El trabajo colaborativo debe ser asumido por los distintos agentes implicados dentro y fuera de la institución escolar.

-  El/la asesor/a se convierte en un dinamizador/a de los cambios educativos orientados a la mejora.

-  La función asesora puede ejercerse tanto dentro como fuera del centro.

-  El/la orientador/a de un centro debe realizar funciones propias del asesoramiento: consulta, colaboración, apoyo, dinamización,…

-   Se propone una orientación atravesada por el asesoramiento.

-  El enfoque a seguir ha de ser el psicopedagógico o socio-psicopedagógico por incluir como protagonistas a todos los miembros de la comunidad educativa.

-  Los modelos pueden actuar a la par e enriquecerse mutuamente.

-  El/la asesor/a ha de trabajar desde la investigación-acción.

En el artículo se proponen una serie de pautas de intervención, que serían:

  1. Entender el centro como un sistema, inmerso en otros.
  2. Conocer el clima y la cultura del centro y tenerlo muy presente en las formas y estrategias de aproximación y colaboración con los distintos sectores.
  3. Tener presente la diversidad como riqueza.
  4. Trabajar por programas.
  5. Trabajar en equipo, lo que se traduce en trabajo colaborativo en pequeños grupos dentro del centro.
  6. Trabajar en red, lo que supone abrir las puertas del centro a las posibilidades del entorno.
  7. Sentirse una parte importante del puzle, todos hacemos falta.
  8. Ser cauto, pero perseverante con los cambios e innovaciones.

    Finalmente, se presenta en el citado artículo una parte de conclusiones, que las autoras denominan “pegamento y vitaminas”, donde se exponen los ejes que han de vertebrar la práctica asesora:

a)      Colaboración y cooperación (“pegamento”). Supone saber aglutinar y compaginar propuestas procedentes de otros sectores, con el fin de poder convertirlas en proyectos interesantes. La colaboración supone, además, ser capaz de mantener buenas relaciones con los diferentes miembros de la comunidad educativa.

b) Actitud positiva y creativa (“vitaminas”). En esta propuesta el asesor acompaña, anima revitaliza las actuaciones docentes, destacando los logros y aprendiendo de los fracasos. En palabras de Horhkeimer: “Podemos ser pesimistas teóricos, pero hemos de ser optimistas prácticos”.

     A continuación anexo el archivo en el que había expuesto las ideas de las autoras, al mismo tiempo que lo había completado y comparado con información procedente de otros artículos y autores/as:

Entre la realidad y el deseo

(Marta Vázquez Torre, 13 de noviembre de 2012)

     Con esta información dada acerca de la dirección que ha de tomar el asesoramiento, doy por finalizada esta página, dejando como punto final y despedida una imagen que se relaciona  con la frase tan bella de Lourdes Montero, pronunciada en la sesión del día 24 de octubre: “Os dejo pensando y con la fantasía volando”, que me había suscitado el siguiente comentario:

     “Estoy segura de que continuamos desarrollando esa parte de nuestra mente que nos permite imaginar, soñar, fantasear,…que son los principales elementos que nos conducen a crear, descubrir, investigar,…caminos que se abren hacia la transformación, el cambio, la innovación,…¿No son características también del asesoramiento? Pues si eso es así, más cerca estamos del conocimiento, de la construcción del mismo, dejando siempre una puerta abierta a las reconstrucciones venideras y futuras” (Marta Vázquez Torre, 24 de octubre de 2012). 

Os dejo pensando y con la fantasía volando...

   A pesar de que esta imagen se refiera al poder de los libros para despertar la imaginación, para el caso es igualmente válida. El poder de la acción pasa por la mente, por nuestra imaginación. Acostumbra a decirse que lo que uno/a puede imaginarse será capaz de hacerlo realidad, así que si creemos que la enseñanza merece un cambio, que el asesoramiento debe reconstruirse, sólo tendremos que crearlo en nuestra mente para comenzar a establecer el camino hacia la mejora y la transformación (Marta Vázquez Torre, 2 de enero de 2013).