4.1 Asesoramiento educativo.

La suerte cambió para el pequeño mago y tuvo que buscar alternativas para poder sobrevivir. Del mismo modo, el asesor puede elegir el ámbito educativo como uno de los campos en el que desenvolver su labor profesional. ¿Cómo lo hará?

Todas las especies evolucionan por mecanismos biológicos, pero el ser humano se diferencia de todas las demás especies por una peculiaridad, sus cambios evolutivos se apoyan también en la vía sociocultural, es más, los cambios más relevantes proceden de esta vía.

El ser humano necesita de los demás para realizarse. El desarrollo no lo marca solo la genética sino que depende también del aprendizaje, de la relación con los demás, de la interacción con el contexto… en este momento es donde entra en juego el papel del aprendizaje y de la educación.

Desde la perspectiva interaccionista, que es la que más se adecúa a nuestra visión de la concepción humana y la función que desempeña  la educación y el aprendizaje en el desarrollo de ésta, la maduración y el aprendizaje son mecanismos evolutivos indispensables, ya que están implicados en un ciclo de mutua influencia y es necesaria la interacción entre maduración y ambiente para que el individuo se desarrolle. Desarrollo y aprendizaje son procesos distintos que van unidos y se van complementando, ambos son necesarios para que el ser humano pueda progresar.

Todos los humanos educamos, en cualquier cultura hay educación que se traduce en la intencionalidad de transmitir a los jóvenes los nuevos conocimientos culturales. Pero cuanto más compleja es la sociedad la educación se institucionaliza y aparecen las escuelas como espacio en el que se resuelve la formación de los nuevos miembros de la comunidad; dando así lugar a una educación fuera de contexto, educación formal. La educación formal nos lleva al currículum, que implica un plus de intencionalidad en la educación en las escuelas.

En el ámbito educativo centraremos la labor del asesor/a.