5.5 Asesoramiento curricular.

Los distintos servicios de asesoramiento psicopedagógico permiten poner de relieve algunas tendencias. Entre ellas destaca que el asesoramiento psicopedagógico se realiza en un contexto concreto, la institución educativa. Además constituye un recurso del que dispone el centro para satisfacer sus necesidades, para cumplir los objetivos que socialmente tienen encomendados. El asesor interviene en el centro con la finalidad de que dicho centro logre potenciar al máximo la capacidad de enseñar de los profesionales que lo integran y la capacidad de aprender de los alumnos a quien se dirige la enseñanza, en un proceso que además se espera que resulte emocionalmente gratificante para todos los implicados.

Se puede decir que cada centro es de una forma determinada, sabe determinadas cosas y sabe hacerlas de determinado modo. Este bagaje, que se traduce en las respuestas que la institución articula para responder a las demandas que se le plantean, se encontrará más o menos próximo de las capacidades de trabajar en equipo, para analizar y consensuar la práctica. Esas capacidades son necesarias para tareas de elaboración, discusión y adopción consensuada de decisión como las que requieren el Proyecto Curricular de Centro. En un centro cada maestro tiene  sus propias opciones, y se reflejan en su trabajo cotidiano, con el riesgo de incoherencias, trato desigual y agravios comparativos para con los alumnos: o se intenta evitar ese riesgo consensuando unos principios que, aceptando y fomentando la idiosincrasia y creatividad de cada profesional, aseguren una coherencia y continuidad de la acción educativa en el seno de un proyecto vertebrado.

Reflexión en base al texto El modelo de asesoramiento educacional-constructivo: dimensiones críticas. Carles Monereo Font e Isabel Solé Gallart (1996)

 

1. El curriculum escolar      

Las sociedades relativamente complejas se dotan de sistemas de educación formal para formar a los nuevos miembros de la comunidad, uno de estos sistemas especialmente relevante es la escuela; en ella los procesos de educación formal son intencionales y planificados, en mayor o menor medida. El curriculum es el instrumento del que se valen las escuelas para establecer y conseguir estas intenciones. Sin embargo existen diferentes formas de concebir el curriculum, pues como pasa a menudo con los términos pedagógicos, no todos los profesionales entienden su significado de la misma manera; para algunos el currículum es entendido como el conjunto de conocimientos que hay que transmitir al alumnado, para otros es la especificación de los resultados que se pretenden conseguir (perspectiva tecnológica), y para otros es todo aquello que los alumnos aprenden realmente en la escuela. Cada una de estas concepciones responde a una determinada idea de lo que es la educación.

Se entiende el currículum como la definición de lo que se tiene que enseñar y también de las acciones para conseguirlo; podemos de este modo distinguir tres niveles de concreción  del currículum:

            - Primer nivel de concreción: constituye el  DCB (Diseño Curricular Base) y es de carácter prescriptivo, su decisión corresponde a la Administración Educativa. A la pregunta qué hay que enseñar responde con objetivos generales de etapas/áreas y contenidos de áreas, establece las etapas de cuándo deben ser enseñados y orienta sobre cómo enseñar y sobre qué, cómo y cuándo hay que evaluar. Establece las enseñanzas mínimas para cada etapa y unos criterios generales de evaluación.

            - Segundo nivel de concreción: se lleva a cabo la elaboración del PCC. El agente responsable de su evaluación son el Claustro y el Aula. Se concretan los objetivos generales de etapa y los objetivos y contenidos de área, incluye un análisis de la secuencia de los bloques de contenidos, presenta su secuenciación y responde a cuándo hay que enseñar. Propone una metodología didáctica y materiales curriculares y establece la necesidad de una evaluación inicial y unos criterios de promoción con respecto a la evaluación.

            - Tercer nivel de concreción: se refleja en la Programación de Aula. Los responsables de su elaboración son los profesores. Establecen los objetivos didácticos, los contenidos, la secuenciación intraciclo, la temporalización, las estrategias didácticas y las actividades y recursos. Y proponen los criterios de evaluación, fundamentalmente formativa y sumativa. Este nivel de concreción incluye dos fases; la planificación del equipo de ciclo o de departamento y la planificación de cada profesor respecto a su grupo clase.

Cada nivel de concreción lleva adelante un currículum más adaptado al contexto educativo, más concreto; y esto será posible en mayor medida cuanto más abierto y flexible sea el currículum inicial. El grado de apertura vendrá condicionado según quien aplique cada uno de los niveles de concreción: Administración, centro escolar o profesorado.

Para elaborar el currículum se puede partir de varias fuentes, en función de nuestro concepto de educación se le dará más relevancia a una u otra fuente. No son excluyentes y es necesario tenerlas todas en consideración. Estas fuentes son: la epistemológica, la pedagógica, la sociológica y la psicológica.

A continuación se pueden consultar las reflexiones realizadas por el grupo Mafalda en cuanto al asesoramiento curricular y a los ámbitos en lo que se puede dar este asesoramiento:

Asesoramiento curricular. Grupo Mafalda

ámbitos educativos en los que se puede dar el asesoramiento. Grupo Mafalda