4.1¿ Diferentes definiciones de asesoramiento?

 Por fin después de las tareas llevadas a cabo con anterioridad en “Acercamiento al asesoramiento, nos empezamos a adentrar en un conocimiento mucho más profundo sobre lo que es el asesoramiento, a través de ir sumergiéndonos poco a poco en las diferentes definiciones existentes sobre este concepto. En “Diferentes definiciones de asesoramiento” pude comprender en realidad lo profundo y difícil de abarcar que es este concepto. Por eso en este apartado intentaré de ofrecer algunas de las diferentes definiciones que existen sobre el mismo, así como aportar mis propias reflexiones y explicaciones personales en relación con cada definición.

Visita a la catedral del Asesoramiento:

Pues bien como señala Paulino Murillo Estepa "son muchas y variadas las definiciones que existen en relación a la labor de asesoramiento, pero casi todas recogen la interacción entre profesionales, lo que implica su puesta en marcha".

La caracterización del asesoramiento en la enseñanza es algo complejo y con muchas alternativas y campos de influencia, llegando a constituir una práctica que utiliza modelos tomados de otras formas de actividad social, tanto en su conceptualización como en su desarrollo.

De este modo Rodríguez Moreno (1992:11) comenta la falta de unanimidad existente tanto a la hora de definir el asesoramiento como las funciones inherentes al mismo. Y a partir de las definiciones de varios autores (Lippit y lippit, 1986; Aubrey, 1990) concibe el asesoramiento del siguiente modo:

  • Como un proceso de ayuda y apoyo.
  • Orientado hacia el cambio o la mejora.
  • La responsabilidad recae en los asesorados.
  • La pericia del agente de apoyo.
  • La credibilidad del agente de apoyo y la colegialidad.

Nieto y Portela (1992) por su parte al hablar de asesoramiento se refieren a los procesos de ayuda a la mejora escolar, la cual definen (apoyándose en Miles y Ekholm, 1985) como "Un esfuerzo sistemático y constante orientado al cambio en las condiciones de aprendizaje y otras condiciones internas en una o más escuelas con el fin de lograr más eficazmente las metas educativas". Por otro lado utilizan el término asesoramiento o apoyo indistintamente, aclarando que el termino asesoramiento va más allá de otros ámbitos a los que habitualmente ha estado restringido, como son la orientación personal, escolar y profesional, y ámbito de las necesidades educativas especiales y compensación de desigualdades, algo que se debe encontrar vinculado a procesos que posibiliten el cambio educativo y que se basa en prácticas populares rodeadas de un clima colaborativo, y todo ello preferentemente en el centro escolar.

Por otra parte autores como Carlos Marcelo García y Julián López Yáñez consideran el asesoramiento como los procesos interactivos de colaboración con los centros educativos y/o profesorado que los conforman con la finalidad de prevenir posibles problemas, participar y ayudar en la solución de los problemas que puedan existir y cooperar en la consecución de una mayor mejora educativa.

A continuación hago una recopilación de algunas de las definiciones de asesoramiento que a mi parecer pueden resultar más esclarecedoras. Intentando hacer debajo de cada una de ellas una aportación personal sobre lo que reflejan las mismas:

  • ASESORAMIENTO (Lidia Fernández): “La función del asesoramiento puede definirse como una operación de diagnóstico identificación de falencias, en comparación con un modelo e indicación de proyectos de acción.” En esta definición queda ausente cualquier referencia a la demanda, se centra en el movimiento del asesor que sale al encuentro de las demandas (aunque estas puedan suponerse a partir del diagnóstico). El asesor se mueve: sensibilidad, habilidad, oportunidad.
  • ASESORAMIENTO (Lippit y Lippit, 1986:1): “El asesoramiento es una interacción en dos sentidos, un proceso de buscar, dar y recibir-ayudar. El asesoramiento se dirige a ayudar a una persona, un grupo, una organización o un sistema más grande para movilizar los recursos internos y externos con objeto de resolver las confrontaciones con problemas y ocuparse de esfuerzos de cambio”. Desde mi punto de vista lo que lippit y lippit intentan trasmitirnos con esta definición es que el asesoramiento supone una interacción recíproca entre el asesor y la persona o personas asesoradas con el objetivos de resolver los problemas y a través de ello crear situaciones de cambio y mejora.
  •  ASESORAMIENTO (Autrey, 1990:3): El asesoramiento es un servicio indirecto que tiene lugar entre profesionales de igual estatus. Es iniciado por el asesorado, quien tiene total libertad de aceptar o de rechazar los servicios en cualquier momento. Involucra al asesor y al asesorado en una relación confidencial y colaborativa que se configura por las siguientes metas que tiene el asesor: ofrecer un punto de vista objetivo; ayudar a mejorar las destrezas en la resolución de problemas; ayudar a incrementar la libertad de elección de acción del asesorado; apoyar al asesorado en las elecciones hechas; incrementar la conciencia del asesorado acerca de los recursos válidos para tratar con los problemas persistentes. Autrey por su parte incide en la idea de que en el asesoramiento ninguno de los profesionales debe actuar como un experto que todo lo sabe ante la persona a la cual asesora. Sino que se trata de profesionales que están al mismo nivel, y por consiguiente ambos haces sus propias aportaciones de cara a resolver un problema. Además incide en el hecho de que la relación entre asesor y asesorado se tiene que dar de forma colaborativa y dicha colaboración se inicia mediante las pautas determinadas por el asesor para tratar de resolver los problemas planteados.

 Como se puede observar, lo cierto es que existen múltiples definiciones sobre el asesoramiento, y esto se puede deber en cierto modo a que el asesoramiento es un término muy complejo y difícil de delimitar. Pero si analizamos de forma pormenorizada las diferentes definiciones planteadas podemos observar que todos coinciden en los puntos citados a continuación:

  • El asesoramiento es un servicio indirecto que recae sobre el profesional que trata con los sujetos a los que asesora y no directamente sobre dichos sujetos.
  • Se trata de una interacción o comunicación bidireccional dedicada a la ayuda.
  • El asesoramiento no limita la capacidad de elección y decisión del asesorado (empowerment).
  •  Se produce entre profesionales del mismo estatus, sin diferenciación de posición y de poder.
  •  Es un proceso que se da mediante la colaboración entre profesionales.
  • Tiene como principal finalidad la resolución de problemas de cara a alcanzar situaciones de mejora.

 Aportaciones personales sobre el asesoramiento: El asesoramiento en su servicio indirecto que tiene lugar entre profesionales de status coordinado. Es iniciado por el asesor, quien tiene total libertad para aceptar o rechazar los servicios en cualquier momento.

Los asesores son profesionales que apoyan a los profesores y además a las propuestas curriculares, por todo ello, opino que en la mayor parte de las circunstancias son reconocidos y ayudados por todos los profesionales de la educación. El asesoramiento puede entenderse como el proceso por el que dos o más profesionales deciden establecer una relación con la finalidad de dar o recibir algún tipo de ayuda, apoyo o asistencia. Para Gray (1998), esta ayuda es proporcionada por personas que tienen un determinado catalogo de conocimientos y capacidades, y la relación se establece con la pretensión de ayudar a los miembros de una organización a comprender más claramente sus objetivos de cara a una posible mejora. El asesor principalmente trabaja con profesionales de educación como bien dije anteriormente, donde su función primordial sería hacer renovaciones, adaptaciones, orientaciones, algún tipo de ayuda, apoyo o asistencias dentro del sistema educativo, donde todo tiene como finalidad conseguir una mejora en la práctica y en el desarrollo educativo.

Con respecto a la heterogeneidad y la multiplicidad del asesoramiento en educación se puede decir que el asesoramiento es un campo muy abierto que no constituye un único tipo de prácticas de apoyo, sino más bien un conjunto heterogéneo que se desarrollan en distintos escenarios y con propósitos, agentes y estrategias diversas. Por ello no se centra en un .contexto, modelo o enfoque, determinado sino que va extrapolando y contrastando información de fuentes diversas y se va adaptando según las necesidades que pueden aparecer en cada momento. Porque como todos podemos saber los procesos de enseñanza-aprendizaje, así como las situaciones derivadas de los mismos no son algo predecible. Sino que dependen de las características propias de cada individuo y cada contexto. Es por esto que las medidas de asesoramiento tienen que estar siempre pendientes de estos cambios y por consiguiente ser capaces de adaptarse a ellos.

Añadir, además que el asesoramiento es un práctica que engloba múltiples ámbitos de actuación y que además se trata de una práctica relativamente nueva si la comparamos con otras como por ejemplo la docencia. Por eso se puede decir que la consolidación de este campo se ésta produciendo sobre la base de otras prácticas ya existentes y con mucho mayor arraigo en nuestro contexto.

Para finalizar decir que en la actualidad las acciones de asesoramiento y apoyo se desarrollan de manera fronteriza y muchas veces mezcladas con otros campos, por lo que no es posible definirlo de un modo unívoco, o particular.

Por último para intentar de este modo englobar todas las ideas expuestas hasta el momento sobre el asesoramiento, voy a intentar elabora una definición propia de lo que a mi entender es el asesoramiento: “El asesoramiento es un proceso de interacciones mutuas que se da entre el asesor y la persona o personas a las cales asesora, en este proceso de apoyo y ayuda tanto el profesional que asesora como el asesorado se encuentran al mismo nivel. Las interacciones entre ambos profesionales se establecen de forma bidireccional y a través de procesos colaborativos encaminado a resolver los problemas que los asesorados plantean al asesor. La resolución de dichos problemas supondrá la mejora del contexto institucional en el que están inmersos ambos profesionales. Así como la resolución de los problemas planteados".

Para exclarecer aun más estas definiciones sobre el asesoramiento adjunto los siguientes archivos elaborados con anterioridad al respecto:

Asesoramiento educativo: controversias de una práctica escasamente definida

Un asesoramiento facilitador de procesos

      La concepción habitual del asesoramiento, asumida por los propios centros o "clientes", es la de un experto o técnico que domina determinados contenidos, técnicas o habilidades, en función de las cuales puede/debe resolver los problemas, normalmente de alumnos individuales, que se planteen. Este rol y función del asesor ha estado unido a modelos centralizados de desarrollo curricular y a una desprofesionalización docente.Intervenciones  puntuales, individualizadas, en muchos casos marginales de manera reactiva( respueta a demandas).

     Pero en realidad la actuación del asesoramiento se debe dirigir al desarollo de la mejora de la escuela mediante la capacitación profesional de los profesores, facilitando dicho proceso. De este modo el asesor es aquel que convive con el centro para ayudar a promover procesos de autorrevisión y mejora.

   El asesoramiento pedagógico como comenta Nieto Cano (1993:125) se entiende como "Un proceso de ayuda o apoyo sistemático, con el propósito de facilitar la resolución de problemas en los centros escolares". El asesor es un experto en procesos de cambio educativo, en estrategias de diagnóstico y análisis de necesidades, en dinámicas de grupo y desarrollo organizativo, toma de decisiones y resolución de problemas, así como en el aprendizaje adulto y desarrollo profesional cooperativo, entre otras.

   La labor del asesor ,como agente de cambio, no consiste en pretender ofrecer soluciones a todo los problemas, sinó en contribuir a crear las condiciones necesarias para capacitar al centro y a los profesores a resolverlos por sí mismos. Es un facilitador del desarrollo de innovaciones educativas, estando llamados a ser dinamizadores de la acción didáctica de un centro, mediante un conjunto de funciones como son:

  1. Promover un trabajo cooperativo, que incremente la colaboración entre los profesores.
  2. Contribuir a generar un visión global del centro y de las tareas educativas.
  3. Proporcionar apoyo, reursos e incentivos para comprometer a los docentes en la puesta en marcha de los proyectos.
  4. Ejercer de monitor del desarrollo, especialmente en las primeras fases.
  5.  Establecer un clima propicio para el desarrollo profesional: compartir ideas y experiencias, clarificarlas, negociarlas y confrontarlas.

 

("Asesoramiento curricular y organizativo en educación", Carlos Marcelo García y Julián López Yáñez, Ariel Educación 1997)