12. 10º Puerto " El bienestar y el malestar docente"

Como antepenúltimo puerto antes de llegar al final de nuestro viaje vamos a parar en la problemática del malestar docente con perspectiva de que este malestar llegue a convertirse en bienestar.

Este tema fue tratado en la última reunión de toda la tripulación. Y en este caso la instrucción sobre un tema tan interesante como este no fue transmitida por la capitana del barco. Sino que la transmisión de conocimiento fue llevada a cabo por una de las tripulantes que había estado antes que nosotros en este barco y que ahora se dedica o profundizar e investigar precisamente en este tema.

A continuación voy a mostrar un resumen de los contenidos que pudimos afianzar durante esta última reunión a cerca del malestar docente con vistas a alcanzar el bienestar a través de diferentes aspectos a tener en cuenta.

El malestar docente cuenta con múltiples definiciones. Todas giran en torno a lo mismo, “es un estado al que se llega”

El concepto de “malestar docente” acuñado por Esteve (1987) se refiere a los efectos permanentes de carácter negativo que afectan la personalidad del profesor como resultado de las condiciones psicológicas y sociales en que se ejerce la docencia; este malestar docente trae múltiples consecuencias: ausentismo laboral, abandono de la profesión, enfermedades propias de profesorado, etc.

Se pueden destacar como principales causas del malestar docente las siguientes:

  • Masificación en las aulas.
  • Escasa valoración de la labor docente.
  • Progresiva complejización de la organización educativa Exigencia constante de altos niveles de atención, concentración y precisión.
  •  La indisciplina de los estudiantes.
  • La falta de recursos para poder hacer frente a las nuevas exigencias del sistema de enseñanza.
  •  Implicación emocional con alumnos/as, padres, madres y compañeros/as, que desemboca muchas veces en relaciones conflictivas.

 En cuanto a las consecuencias de este malestar decir que son un bucle, y todas inciden en todas y consecuentemente hacen que con el tiempo vayan aumentando. Dichas consecuencias son las siguientes:

  • Agotamiento emocional.
  • Despersonalización; estado que nos lleva a no ser capaz de hacer frente a la sociedad y personas que nos rodean (no se socializa porque no se sabe cómo hacerlo después de haber sido una persona hábil socialmente y extrovertida, es decir, no se es capaz de establecer vínculos).
  •  Falta de realización personal. (Y profesionalmente).
  • Enfermedades físicas comórbidas con el problema (ansiedad, depreseión, dolores músculo-esqueléticcos, hipertensión, problemas cardiovasculares, etc.).
  •  El cuerpo reacciona, se traspasa todo lo que está en la mente a problemas y enfermedades físicas.

Existen diversos modelos para clasificar el malestar docente, pero todos coinciden en que el malestar suele venir dado por la forma en que las personas perciben la realidad.

Para corregir los efectos negativos de este malestar existen diferentes aspectos previos que debemos identificar de cara a una correcta intervención:

  • Locus de control (Weiner, 1970): Da lugar a modelos atribucionales. Lo que debemos hacer es encontrar un equilibrio entre los extremos. Intentar buscar una razón intermedia en la que inciden diferentes factores, no sólo son responsabilidad mía.
  • Dimensión internabilidad vs. externabilidad. Todo depende de mí o todo depende del resto.
  • Dimensión estabilidad vs. Inestabilidad. Siempre se atribuyen las consecuencias a uno/a mismo/a.
  • Dimensión controlabilidad vs. Incontrolabilidad. Sentimiento de no poder hacer nada para solucionarlo. Dimensión globalidad vs. Especificidad. Cuando todo lo anterior se atribuye a todos los ámbitos de la vida o sólo a un campo concreto.

Para llegar a resolver el problema podemos hablar de diferentes estilos de comportamiento que nos ayuden a afrontar el problema: Porque los problemas no se resuelven por sí mismos, no se los lleva el tiempo sino que necesita de su análisis. Teniendo en cuenta esto podemos diferenciar entre:

  • Afrontamiento focalizado en el problema.
  •  Afrontamiento focalizado en las emociones. (“no soy capaz ni de dormir” “no puedo pensar en otra cosa” “cómo me afecta esta clase que no puedo con ella”…)
  •  Afrontamiento de evitación. (Se ignora un problema que mañana va seguir existiendo).

Como ya he indicado el malestar docente puede transformarse en bienestar si lo tratamos de forma adecuada y utilizando las herramientas pertinentes. De este modo nuestra compañera Mónica nos describió un posible modo de intervenir de forma efectiva si como asesores nos encontramos ante un caso de malestar docente. - Ejemplo de intervención como asesora (prevención-coeducación): Consiste en una programación de 8 sesiones semanales, o quincenales de 90 o 120 minutos (grupal), de carácter voluntario (no hay duda de que se apuntará todo el que lo necesite, pues redunda en su beneficio) que se pueden desarrollar de la siguiente forma:

1. Sesión de inauguración e informativa, en donde se realizará un breve resumen sobre lo que es burnout (malestar docente, enfermedad de la persona idealista, emprendedora, hábil socialmente… “lo tenía todo y lo perdió… ¿Qué le pasó?” Persona con las expectativas muy altas, inalcanzables, por lo que se llevan a casa fracaso tras fracaso, lo que acarrea frustraciones), cuáles son sus síntomas, sus consecuencias, etc. (es de vital importancia que el docente sepa qué es lo que le pasa y por qué le pasa).

2. Terapia de solución de problemas (en donde es fundamental la orientación adecuada hacia el problema para su identificación, planificación y posterior solución, afrontándolo de manera adecuada).

3. Entrenamiento en asertividad (garantiza la convivencia en las aulas y con los padres y madres).

4. Técnicas para el control del estrés (relajación y respiración, de cara a tener un estado mental relajado que garantice una reacción adecuada y correcta, ya que el estado de estrés nos lleva a comportamientos erráticos).

5. Gestión del tiempo y planificación de tareas gratificantes. (“tengo mis proyectos gratificantes a cambio de mi trabajo horrible”  válvula de escape).

6. Control del pensamiento (de cara a evitar pensamientos intrusos –en los que no se decide pensar sino que aparece solo- e irracionales; para que no se hagan más grandes).

7. Reestructuración cognitiva (para tratar las creencias erróneas –pero que están muy arraigadas en la mente- que llevan a atribuciones causales negativas).

8. Seguimiento. No se puede invertir esfuerzos en algo que se cree y luego desentenderse de los resultados. Se puede llevar a cabo fácilmente observando situaciones y en momentos informales (café, cambios de clase, recreos, sala de profesores…).

Para finalizar su explicación nuestra compañera también nos incidió en que para logras superar el malestar el docente tiene que aprender a ser resiliente:

La resiliencia es, ante todo, un concepto de acción que se le puede profundizar por los aportes de las ciencias, de las experiencias concretas de base e incluso de las artes. La resiliencia es una interacción creativa entre los recursos personales y los recursos sociales. (Gardiner, 1994). La resiliencia es un fenómeno multifacético que abarca factores ambientales y personales. (Rutter, 1985). Es la aptitud para resistir a la destrucción, es decir, preservar la integridad en circunstancias difíciles; la actitud de reaccionar positivamente a pesar de las dificultades. (Vaniestendael, 1994). La resiliencia es la habilidad de crecer, madurar e incrementar la competencia de cara a circunstancias adversas y obstáculos, recurriendo a todos los recursos, tanto personales como ambientales. (Gordon, 1996). Resiliencia significa habilidades, destrezas, conocimientos, insigth (introspección) que se acumulan con el tiempo a como las personas luchan por levantarse de la adversidad y afrontar retos.

Componentes que el docente debe desarrollar para ser resiliente:

  • Flexibilidad psicológica.
  • Ser activo/a.
  • Participación en diferentes actividades.
  •  Capacidad de reiniciarse.
  • Tolerancia con uno mismo y con los demás.

En relación con este tema subí a la red diferentes archivos que adjunto a continuación y que resultan esclarecedores sobre mi proceso de investigación en relación con el mismo:

-Malestar y bienestar docente las dos cara de la misma moneda.

Malestar y bienestar docente: " Las dos caras de una misma moneda"

-La desvalorización docente en la sociedad actual( posit sobre un problema que afecta a la creación de malestar docente)

Posit: "La desbalorización del docente en la sociedad actual"

image

Tema propuesto en el posit de la clase del día 19/12/2012: “Desvalorización de la labor docente por parte de la sociedad actual”

Hola chicos, como todos sabéis en esta última clase de la asignatura. Se nos pidió que cada uno de nosotros escribiésemos en un posit. Un concepto o idea que guardase relación con el tema del malestar o bienestar docente dependiendo del lado de la clase en el que estuviésemos situados. A mí debido a que estaba posicionada en el lado derecho de la clase me tocó reflexionar a cerca del malestar docente.

Lo cierto es que me decanté por citar este tema en el posit, que recogía ideas sobre el malestar docente. Porque en mi opinión en la situación actual hay una cierta desvalorización hacia este tipo de profesionales que antaño no se daba o se daba de una forma mucho menos significativa. Con esto me refiero a que en la actualidad muchos padres piensan que los docentes son los encargados de dar educación (educar) a sus hijos. Pero desde mi punto de vista como ya comenté en muchas otras ocasiones, dicha educación tiene que darse en el seno familiar. Siendo los padres los principales responsables de esta labora. Puesto que la labor del docente es más la de transmitir conocimientos y valores a los alumnos, partiendo siempre de esa educación inicial primordialmente familiar.

De esta equivocación por parte de los padres en cuanto a las labores que son propias del docente. Surgen multitud de problemas de “malestar docente”, que generalmente tienen como causa aspectos como:

  • Enfrentamientos continuos con padres.
  •  Falta de respecto por parte de los alumnos, hacia el profesorado… 

Haciendo nuevamente referencia a este desprestigio social hacia la figura del profesor. Este también viene marcado en muchas ocasiones porque los alumnos ya no ven a los docentes como una persona a la cual le deben un respecto. Sino que más bien tienden a tratar a estos profesionales como “colegas”. Y no digo que esto sea para nada malo, pero si que sería necesario que el docente dispusiera de las herramientas necesarias para poder/saber marcar los límites. Ya que ahora más que nunca se tiende a confundir la confianza o el colegueo con la mala educación. Llegando incluso a la agresión física por parte de los alumnos hacia su profesor.

Para finalizar en relación con esto creo que aunque esta desvalorización social si que existe, en muchas ocasiones dicha desvalorización es menor de lo que pensamos. Lo que pasa es que los medios de comunicación siempre tienden a transmitir una visión muy pesimista de la opinión social sobre la labor docente.

En ciertas ocasiones los medios son los que hacen que se cree una mala concepción de la educación pública, así como de los profesionales que trabajan en este ámbito. Cuando en realidad la percepción que la mayoría de la gente tiene sobre el trabajo desempeñado por el profesorado es bien diferente. Por eso es muy importante saber leer de forma crítica la información que en muchas ocasiones nos intentan vender, con el propósito incluso de adoctrinarnos sobre ciertos temas. Ofreciendo casi siempre una visión negativa de los hechos.

-el síndrome de bournout

Síndrome de Bourn-out: “El docente quemado”

Conclusiones Personales sobre el tema:

  • Habíamos conseguido un nivel educativo y una educación pública bastante aceptable. Pero esto ahora está totalmente roto, porque se está dejando que tomen decisiones a cerca de la educación grupos sociales que no tienen que ver con el sistema educativo. Y esto en parte hace que se acrecenté el malestar por parte de los profesionales de la educación.
  •  Los medios de comunicación en muchas ocasiones son los que hacen que se cree una mala imagen social de la educación pública y de los docentes. Que hacen que se cree una conciencia de malestar
  •  La visión que la mayoría de la sociedad tiene de los docentes es mejor de lo que estos profesionales piensan.
  •  Los docentes deben ser un punto esencial a tener en cuenta de cara a nuestra futura labor como asesores.
  •  A través de nuestra labor como asesores debemos empoderar la figura del docente.
  • Los profesores son un colectivo al que tenemos que dirigir nuestros esfuerzos. Se debe intervenir sobre los problemas de malestar docente.
  • Como futuros asesores debemos de crear programas anuales de intervención de cara a resolver los problemas de malestar docente.
  •  Tanto los docentes como los asesores debemos actuar de forma proactiva. Es decir antes de que los problemas de malestar realmente se hagan patentes.
  •  Una vez que se ha dado el problema, y no lo hemos podido atajar de forma proactiva. Debemos ofrecer herramientas a los docentes para que logren adoptar medidas de resiliencia ante los mismos. Pero como ya dije, lo ideal sería el resolverlos de forma proactiva.
  •  El malestar se puede convertir en bienestar si como asesores logramos proponer programas adecuados para intervenir sobre los problemas que afectan al docente.
  • Como siempre y en todos los coso las asesores debemos estar siempre alerta y atentos a los problemas que afectas a las personas que se encuentran en el contexto en el cual desarrollamos nuestra labor.