3.2. Situaciones sociales

Otra de las cosas que no debe faltar en nuestra maleta de conocimientos es el conocimiento de los contextos educativos, de las relaciones entre sujetos de la comunidad educativa. Por esto meteré en mi otra mitad de la maleta estas dos entradas:

De psicopedagogos, profesores y relaciones...

Creo que para analizar correctamente la sesión anterior debemos dividirla en 2 partes. En esta entrada me gustaría hablar solo de la primera, en la que se nos dio la oportunidad  de reflexionar en grupo sobre las preguntas planteadas (que aparecen en el documento que adjunto al final, realizado por nuestro grupo “Asesores por el mundo”). Una reflexión que se vio enriquecida por esta última experiencia de prácticas que acabamos de realizar, ya que no todos las hemos realizado en el mismo tipo de institución. Por tanto, creo que a nivel de gran grupo finalmente configuramos grandes ideas sobre las relaciones profesionales entre psicopedagogos y profesores. Además debemos tener en cuenta que no todos venimos de las mismas titulaciones y esto también ayuda a proponer diferentes perspectivas.

Yo, concretamente este año he querido vivir esta experiencia desde una perspectiva diferente a la del centro escolar, y por ello elegí una empresa de formación y empleo. Y debo decir que me he llevado una grata sorpresa tanto a nivel personal como profesional.  Aunque el período de prácticas ha sido, desde mi punto de vista, más que escaso me ha proporcionado la oportunidad de conocer una gran oportunidad para mi futuro.

No quisiera desviar la atención del tema que inicialmente he planteado por lo que vuelvo a la sesión de ese pasado miércoles, de la que me gustaría destacar algunas ideas aportadas que me parecen interesantes a la hora de analizar estas relaciones.

En primer lugar me parece digno de comentar que las dos primeras aportaciones fueron dos ideas totalmente contrarias. Por un lado el planteamiento de que “la idea que los asesores tienen de los profesores es más positiva” que la contraria, ya que “tienen una actitud más colaborativa”, y por otro lado que a veces “el asesor muestra una actitud arrogante” y por eso los profesores muestran actitudes negativas.

Mi opinión al respecto concuerda perfectamente con lo que Lourdes nos planteó y es que “la realidad es diversa y compleja” y no podemos simplificarla con afirmaciones tan contundentes. Creo que la partícula más importante en las relaciones que creamos con otras personas, tanto personal como profesionalmente, reside en la forma de ser de cada individuo y en su formación y educación. Aunque también me gustaría añadir, que aunque no es fácil como buenos profesionales no debemos dejar que las relaciones personales interfieran en nuestro trabajo, para poder actuar de una forma más objetiva.

De nuevo en esta sesión salió a la palestra la palabra COLABORACIÓN de la mano de la percepción de que, a menudo, los profesores acuden a la figura del asesor buscando respuestas en forma de recetas mágicas. Y lo más probable es que si éste no da la ayuda que se solicita, puede que esa persona no vuelva a acudir a él. Por tanto el reto está en dirigir nuestra respuesta hacia sus intereses sin perder nuestro objetivo profesional y en hacerles ver que no somos simples solucionadores de problemas.

Todo esto nos muestra la importancia de los primeros contactos y experiencias, que conllevan un mayor grado de dificultad por varios motivos. El primero es que cuando llegamos a una institución existe un antecesor a nosotros que ha marcado una dinámica durante un tiempo determinado y es posible que se espere de nosotros  que hagamos exactamente lo mismo. Además en ese momento todavía no conocemos la cultura de ese centro, su historia, que es uno de los aspectos que marcará la cultura educativa. (tema ya tratado durante la ejecución de la técnica del acuario)

Por tanto necesitamos un tiempo para comprender el funcionamiento de la institución y a la vez, como bien apuntó la profesora, “no podemos mostrar nuestros puntos vulnerables”. Y para esto es importante tener una buena educación emocional.

Huevo en fárfula

Como bien apuntó Lourdes, “cuando salimos de la universidad somos un poco como un huevo en fárfula”, es decir que tenemos una formación con muchas posibilidades, pero con eso no basta si queremos ser competentes debemos entrenarnos. Aplicar conocimientos para aumentar esa competencia y sobre todo confiar en nuestras posibilidades.

  Reflexión grupal 12/12/12




Malestar vs Bienestar docente

La última sesión de clase tuvo un matiz especial, al contar con la colaboración de una exalumna de esta misma asignatura, Mónica Rial, que colaboró con Lourdes en la dirección del debate y la exposición realizadas.

A lo largo de ésta se desarrollaron interesantes ideas sobre el malestar y el bienestar docente (causa, consecuencias...), que he intentado resumir y analizar en el documento que a continuación adjunto:

Malestar vs Bienestar docente (19/12/12)

Además me gustaría aprovechar para despedir esas sesiones de aula de cada miércoles durante este primer cuatrimestre, que creo que me han ayudado a comprender un poco mejor las profesiones que de esta carrera se derivan. Además creo que gracias a esta herramienta en red (el portafolios) he podido reflexionar sobre una gran variedad de temas y he visto la gran capacidad de reflexión de muchos de mis compañeros/as.

Creo que nos ha ayudado a trabajar de forma un poco más colaborativa y que hemos aprendido nuevas técnicas  que pueden sernos muy útiles en el futuro.

Por todo esto felicito a la profesora y a todos mis compañeros, por el gran trabajo.

Good job